1239.sya Respuesta a 'Temas de conversación' 288.para Respuesta a 'Horoscopo chino: descifrando la personalidad' 3860.lqs Nuevo hilo: '"Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal"' 3859.lqs Respuesta a '¿Cómo seducir a una mujer?' 1238.sya Respuesta a 'Temas de conversación' 3858.lqs Respuesta a 'Momentos Agradables' 3857.lqs Respuesta a 'Momentos Agradables' 3856.lqs Respuesta a '' 3854.lqs Respuesta a '' 3853.lqs Respuesta a ''
[VOLVER] [OP]
🎈 🐝 📜
>
Volver

sobre el mal - 0 respuesta(s) - Registro: 461
[][Tg / Wa / Fb / Tw]
Lo siguiente es un borrador sobre una serie de ensayos y artículos que estoy escribiendo. Saludos.


Como en los problemas del ser y no ser, las palabras y las cosas, etc; para hablar del mal, generalmente debe ser contrapuesto con el bien. Estrictamente, ninguno de estos dos conceptos son válidos (en cuanto a mí concierne), pero se me hace necesario recurrir a ellos para contextualizar el problema de antagonismo vital que quiero tratar.
Sobre las luchas liberales y libertarias del bien contra el mal, y apologías del desorden sobre cualquiera de los órdenes establecidos, se pueden encontrar una gran cantidad de textos, discursos políticos, éticos, o morales, aquí y en la quebrá del ají. Para términos prácticos, me limitaré a resumir el bien en una estructura básica, basada en el amor, la justicia; además de la conjugación de ambos conceptos en dios.
Dentro de la forma institucional de concebir a dios -la patriarcal semítica y semítica occidental- o su arquetipo, todos los atributos de dios son buenos, por lo cual él es el concepto en el que se refleja el bien. Por otro lado, al hacer el ejercicio de reflejar lo que no es bueno, tenemos a todo lo demás que no es dios mismo. La simpleza de este ejercicio no impide el identificar cómo el bien, al no ser un atributo de la naturaleza -que pareciera funcionar con lo malo y lo bueno- necesita separarse del mal, y, llevado de una manera exacerbada, eliminarlo.
La diferencia del bien y el mal, incluso en sociedades aparentemente más cultas como las actuales, pareciera no ser un problema, considerando la gran variedad de religiones e ideologías aceptadas a las cual el individuo puede optar, en forma de militancia o por adherencias más superficiales. Por lo mismo, se asume que las sociedades contemporáneas fluyen de forma más sana por los caudales del bien y del mal, adaptándose a las necesidades de la gente. Se asume también, la capacidad de perfeccionar los sistemas en los cuales las distintas instituciones funcionan, ya no a través del control, evolucionismo y sobretecnologización de los siglos pasados, sino por el diálogo democrático y educación horizontal de la gente. Sin embargo, es innegable el hecho de que las sociedades parecieran ser cada vez más violentas, intolerantes, descuidadas, destructivas; y muchos otros atributos que no son del bien, con lo que difícilmente dios estaría de acuerdo.
Trabajando el tema de la misma forma en la que somos inducidos por instituciones educacionales y medios de masas, resumiré la lucha cultural de forma binaria, sobre fachos y progres. Me refiero a ambos grupos en forma peyorativa sólo porque mi intención es tratar la situación en base a la caricatura establecida de derecha e izquierda, por años de manipulación mediática y comodidad intelectual. Ambos grupos también, permiten mostrar de forma simple lo tóxico y nocivo del buen pastor -hijo de dios- que guía -arreando- a su rebaño.
Sobre los fachos podemos identificar algunas cosas como su apego por la tradición y el proteccionismo de la misma, una línea de poder patriarcal lineal, leyes tradicionales conservadoras y estáticas, poca variación evolutiva y la banalización del abuso frente a la idealización de la conquista. Por otro lado, en los progres podemos identificar una deformación insostenible de la realidad práctica en su intento -fracasado- por destruir todo marco levantado con anterioridad, originado en el confundir deconstrucción con obliteración. De esta realidad insostenible, decanta la gran cantidad de elementos que hace a los progres el enemigo perfecto de los fachos, el nulo interés de conformar núcleos culturales de calidad, el pelear contra un enemigo invisible que representa el control del poder, y el poder como un atributo maligno, el forzar pastiches de influencias mal confluidas como riqueza cultural y la violencia ideológica y corpórea subliminal que hacen tan efectivos a los medios de masa.
Para retomar la cuestión del mal, es necesario volver nuevamente a la personificación del bien, dios. La personificación del bien llena de esperanza a las personas, hay algo más allá de ellas que las protege y vela por ellas, y esa cosa invisible e incognoscible muchas veces -para los menos deshumanizados- obra de muchas formas, que van desde el vecino que te presta una vela cuando se corta la luz, hasta al político que protege a tu gente, a la libertad, a la patria, a la cultura. Si se pierde ese fantasmagórico representante del bien, se pierde la esperanza, por lo que es necesario mantenerlo vivo, vivo a través de la creencia y el simulacro ritual en el que se genera una piedra que sostiene su cuerpo, físico y espiritual.
El dios tradicional de la virtud en alto (semítico y semítico occidental), ese dios moderno que ilumina a su gente para que pueda evolucionar, generación tras generación, para que domine al débil y lo esclavice, de ser necesario para el pueblo elegido. Ese dios tradicional estático, que dejando de consumir bebes en hornos con formas de ídolos, comienza a consumir a quienes no forman parte de su único pueblo elegido, asesinando, conspirando, violando, borrando de la historia a pueblos y culturas. El dios contemporáneo, cubierto en máscaras fabricadas por sus sacerdotes publicistas, periodistas, intelectuales y fanáticos desalmados replicantes de la fe, oculta su sed de sangre y dominación haciendo una copia de sí mismo, invisible e incorpórea, para que su rebaño pelee contra él. El representante del bien, separándose a sí mismo de la naturaleza una vez más, intoxicando cada semilla que podría significar su fin, difamó la individualidad y la condenó en pos de una colectividad alienante, deformó la libertad de trato en mercantilismos e imperialismos, consumió las luchas liberales y libertarias transformándolas en religiones, y así, transformando cada atributo de su cuna natural, en absolutos inexistentes.
Dios obra de formas misteriosas, se sabe, y por lo mismo es necesario mantenerlo vivo, para que todo lo bueno pueda confluir en el bien, que hace cada vez más corpóreo, más tangible, el egregor luminoso que es su caudillo. No pienses, haz. No hagas, piensa. No A, B. No B, A, o C, o D; no ABCD al instante. Dame 3 libertarios, fascistas, comunistas, católicos, patriotas, y haré que el luchar por mí; por el bien, valga la pena el martirio de su sangre y espíritu, porque no podemos aceptar que aparte de mí, existan libertarios, fascistas, comunistas, católicos, patriotas; deben pagar en sangre su degeneración. ¿Quién osa enfrentarse a dios, si su pueblo es el elegido? El loco y el individualista; quien carece de razón y a quién no le importan sus hermanos, ni las leyes que su padre les ha heredado. Sólo el loco puede usar y mezclar a voluntad A, B, C y D sin orden lógico; mientras el individualista considerará A, B, C y D, elementos que pueden beneficiarlo si logra hacer uso de ellos. Embaucadores que siembran la semilla del mal en los hijos de dios, persíganlos y denles caza hasta que no quede rastro de ellos y su maldad.
Puede que abrazar la desesperanza, el mito y el reencuentro con la existencia anterior a la civilización estanquen a la especie a corto y mediano plazo, pero también puede ser una forma de que la especie se purgue a sí misma de la sobrepoblación de desalmados replicantes, reemplazándola con nuevas camadas de individuos que logren respetar su condición natural. Por otro lado, y lo más probable, es que no sirva de nada debido a nuestra condición parasitaria y destructiva, por lo que, al igual que en el inicio de la tradición, los malditos deberemos escondernos en lo remoto de la naturaleza, donde dios no tiene poder, como en el origen, y era tras era.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal

[][]
2
Largo de mensaje
0/16008