1239.sya Respuesta a 'Temas de conversación' 288.para Respuesta a 'Horoscopo chino: descifrando la personalidad' 3860.lqs Nuevo hilo: '"Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal"' 3859.lqs Respuesta a '¿Cómo seducir a una mujer?' 1238.sya Respuesta a 'Temas de conversación' 3858.lqs Respuesta a 'Momentos Agradables' 3857.lqs Respuesta a 'Momentos Agradables' 3856.lqs Respuesta a '' 3854.lqs Respuesta a '' 3853.lqs Respuesta a ''
[VOLVER] [OP]
🎈 🐝 📜
>
Volver

Arthur Schopenhauer - El Mundo como Voluntad y Representación - 10 respuesta(s) - Registro: 590
[][Tg / Wa / Fb / Tw]
Estimadas abejas, quiero comenzar a leer seriamente este libro, sin embargo, estoy acachado con cosas de la universidad, así que sólo podría recorrerlo intermitentemente (lo que significa leer uno o dos parágrafos a la semana e ir comentándolos acá). Quería saber si alguien más se anima en esta travesía, para que vayamos poniendo qué hemos ido aprendiendo o qué nos parecen ciertas cosas. Si no le gusta el modo en el que yo planeo leerlo, usted puede hacerlo de sopetón e ir leyendo de a grandes cantidades, está bien. Si alguien más se anima, le pediría que sus comentarios los hiciera poniendo un nombre en específico, o no, da lo mismo; la verdad, yo iré poniendo los míos, sobre mi interpretación de la lectura para que no se confundan con las demás.
La versión que tengo, es la del Fondo de Cultura Económica del 2016. Encontré unos enlaces que también son del Fondo de Cultura Económica, pero no sé qué edición es (tampoco si son iguales), se las dejo a continuación.
apropiado enlace
apropiado enlace

Reseña:
Arthur Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación, traducido por Roberto R. Aramayo (autor de numerosas traducciones y trabajos alrededor del filósofo). Se presenta en dos volúmenes. El primero contiene los Cuatro Libros y el Apéndice que integraron la primera edición de 1819 y recoge también las adiciones que incorporó en las ediciones posteriores.
El segundo, en tanto, recoge los Complementos a los Cuatro Libros, elaborados para la segunda edición de 1844, en cuyo prólogo Schopenhauer se felicitaba porque "tras veinticinco años, no encuentro nada de lo que retractarme y [...] mis convicciones fundamentales se han acreditado cuando menos ante mí mismo".
Desde su juventud, y a lo largo de su vida, Schopenhauer buscó en toda clase de ciencias, religiones y mitos -de Oriente y de Occidente-, e incluso en la parapsicología, la confirmación de su intuición primigenia, que había hallado en la "voluntad" la clave para explicar desde nuestro fuero interno los grandes enigmas del universo, y comprender, además, el macrocosmos a partir del microcosmos humano.
Su propósito con esta gran obra fue elaborar una metafísica moral a partir del pensamiento kantiano, las ideas platónicas y, también, del budismo, pues consideraba que la sabiduría hindú debería jugar en Europa un papel similar al desempeñado por la cultura griega en el Renacimiento. El Apéndice, que tituló Crítica de la filosofía kantiana, es en realidad una introducción al conjunto de la obra.

Presupuestos personales que quiero comprobar:
La voluntad de Schopenhauer es una vorágine que se devora a sí misma, mientras que la voluntad de Nietzsche es una fuerza que crece en sí misma para poseer lo demás. Esto implica que, mientras Schopenhauer propone una voluntad única -natural- que lo devora todo, Nietzsche propone una multiplicidad de voluntades que se enfrentan entre sí por el hambre de subsistir y mantenerse vivas.
La estética va más allá de la mera contemplación y desapego de la vida y el deseo de subsistir que señalan los lectores de Schopenhauer que he leído/visto.
Otros que no recuerdo en este momento.


PS: Me gustaría también, revisar algunos textos: fanged noumena y nihil unbound, por si alguien se anima a hacer otros hilos y podamos discutirlos. Yo no lo he hecho, porque no tengo tantas energías y no sé cuán largos serán los saltos de capítulos o secciones de esos libros y, porque, no los tengo en físico y mis ojos se cansan cada vez más rápido.

Saludos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Abeja, me anoto al proyecto con toda violencia.
Voy a tratar de leer y ver interpretaciones en YT para ir cachando bien.

Fanged me asusta, pero si hay abejas que puedan ayudar a entender esa criatura, le doy.

El primer artículo de ese libro es un análisis a través de los trabajos de Kant del apartheid, estoy intrigado.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
¿Creen que pueda unirme sin ser un lector experimentado?

Siempre me ha atraído la filosofía y he leído un poco. Mi comprensión lectora es superior al promedio pero no sé si este a la altura de un libro de filosofía pesada del siglo XX

¿Que opinan?
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>3
Demás, si es un foro anónimo y nadie de nosotros es un filósofo tampoco. Lo bueno es que se compartan ideas porque, lo que no lee uno, lo lee también otro.
En lo personal, denante leí los dos prefacios y el parágrafo 1 del libro primero [Vol I]. Planeo escribir el orden en el que leeré el libro y explicar el porqué del mismo, en un ratito más.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Esto no tiene nada que ver con la temática de lo propuesto por Op, pero: ¡Qué hermosa página descubrí anoche mientras sapeaba los links!
Buena biblioteca, encontré varios libros de mi interés.
Intentaré unirme a la lectura, mi ritmo es lento pero acá no hay tiempo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Prólogo a la primera edición, 1818


Citas:
Según la perspectiva desde donde sea considerado, el pensamiento que aquí se participa muestra lo que se ha solido llamar Metafísica, lo que se ha dado en llamar Ética y lo que se ha venido llamando Estética… (p65) Sin familiarizarse con esta introducción y propedéutica no es posible comprender cabalmente el presente escrito y el contenido de aquel tratado será presupuesto aquí por doquier como si estuviera en este libro. (p67) De todos modos, esos conceptos sólo están ahí porque ni si quiera entonces me comprometí propiamente con ellos y suponen tan solo un aspecto secundario totalmente ajeno a la cuestión principal, con lo que al familiarizarse con el presente escrito esos pasajes de aquel tratado se verán enmendados mentalmente por el propio lector. (p67) Por otra parte, la naturaleza de la cuestión hace inevitable que el apéndice remita una y otra vez al escrito mismo, por lo que dicho apéndice ha de ser leído también dos veces, al igual que el cuerpo principal de la obra. (p68)
Apuntes:
En el prólogo de la primera edición se señalan tres cosas a tener en consideración. La primera y la segunda, son explicitadas por Schopenhauer y la tercera, la rescato por mis propias presuposiciones antes de leer el libro. En primera instancia, Schopenhauer recomienda leer el libro dos veces: una lenta y detenidamente y otra de forma normal, para leer la tesis de forma fluida en la segunda lectura. La segunda recomendación es haber leído su tesis “De la cuádruple raíz del principio de razón suficiente”, además de estar familiarizado con Kant. La tercera cosa que, en lo personal, hay que tener en consideración, es que Schopenhauer trabaja su texto considerando que la ética y la estética están dentro de la filosofía y no son dos elementos que se traten por separado.
Me detendré un poco en la razón por la cual es importante que Schopenhauer no separe la ética y la estética de la filosofía. Una de las mayores diferencias entre los antiguos (griegos) y los modernos (occidentales), es que, tras la duda cartesiana, el mundo “unido” de los griegos antiguos se rompe y la razón pasa a tener preponderancia sobre los sentidos. Los filósofos griegos no separaban los problemas de la ética ni de la estética, de la filosofía, porque ellos vivían en un único mundo donde la naturaleza dictaba las reglas de lo que debiese ser el comportamiento humano. Por lo mismo, tanto las estructuras de comportamiento y acción (ética), como lo sensible (estética), estaban contenidas dentro de la gran y justa (mesurada) naturaleza. A diferencia de los antiguos, los modernos pusieron todas sus fuerzas en comprender el mundo a través del método científico que debía ser aplicado a todas las cosas. Por lo mismo, tras la duda cartesiana en la que se hace evidente la desconfianza de los sentidos, el conocimiento adquiere una categorización entre saberes científicos y lo otro, lo que no puede ser comprobado. Donde la estética y la ética estaban dentro de la filosofía antigua, como dos dimensiones más de lo natural, para los modernos sólo eran dos situaciones sobre las cuales había que teorizar con la razón, pero que al no ser cuantitativas, sólo podía especularse sobre ellas, por lo que pasaban a ser saberes de secundarios sobre los cuales se especulaba en base al gusto, que siempre tenía que ver con el gusto de la monarquía, por razones evidentes (el vulgo no sabe leer, el vulgo no tiene incidencia en la alta cultura, cuando lo vulgar llega a la alta cultura es por el paso de años en que canciones han pasado de generación en generación, etc).
Hay un apéndice sobre la filosofía kantiana, que en lo personal no leeré. Yo diría, al igual que Schopenhauer, que sería bueno leerlo dos veces: la primera antes de leer el libro y la segunda después. Sin embargo, yo no lo leeré por cuestiones de tiempo y energía, además que, creo, que una lectura del apéndice de Schopenhauer sobre la filosofía kantiana no nos daría más información de la que se podría recabar en youtube u otros resúmenes varios sobre Kant.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Prologo a la segunda edición, 1844


Citas:
Aquel que se toma en serio y se dedica a una cosa que no comporta un provecho material no puede contar con la simpatía de los coetáneos. (p73) Que digo esto en serio se desprende del hecho de que si hubiese tenido en cuenta el aplauso de mis coetáneos habría tachado veinte pasajes que contradicen por completo todas sus opiniones… (p74) Ambos tomos guardan una relación complementaria en el pleno sentido del término, en consistir dicha relación en que una edad del hombre es complemento de la otra desde una perspectiva intelectual… (p75) En consecuencia, la primera mitad de mi obra aventaja a la otra en lo que sólo puede otorgar el fuego de la juventud y la energía de la primera concepción, mientras que la segunda supera a la primera por la madurez y la cabal elaboración de pensamientos que sólo aportan los frutos de una larga vida y su laboriosidad. (p75) Incluso, el que no se decidiese a hacer una segunda lectura del primer volumen, haría mejor en leer el segundo aparte después del primero y en la sucesión de sus capítulos, aún cuando sueltos no tengan conexión entre sí, ya que sus lagunas se verán rellenadas por el recuerdo del primer tomo… (p76) Pues la doctrina de Kant provoca en cualquier cabeza que la haya captado un cambio fundamental, el cual es tan enorme que puede equivaler a un renacimiento espiritual… (p76) Así pues, no se busque inútilmente la doctrina kantiana en otro lugar que en las propias obras de Kant, las cuales, en cambio, resultan siempre instructivas, incluso allí donde éste se equivoca o comete un error. (p77) Pero es asombroso ver cómo el público queda prendado preferentemente por esas exposiciones de segunda mano. En esto parece operar de hecho una afinidad electiva, en virtud de la cual la naturaleza vulgar se siente atraída hacia su igual e incluso prefieren escuchar de su igual lo que ha dicho un gran espíritu. (p78) … pese a ello las obras auténticas siempre acaban por tener, tan silenciosa como lentamente, un efecto peculiarmente poderoso y como por un milagro se elevan por encima del alboroto… (p81)
Apuntes:
El segundo prefacio, escrito -aproximadamente- treinta años después de la primera edición, es en sí una tiraera frente a la filosofía de su época y una contextualización del segundo volumen (que es lo que se añade en esta edición) respecto al primero.
En este prólogo, harto más largo que el anterior, Schopenhauer fluctúa entre echarle la pelá a Hegel y los otros filósofos que le rajan el ano; señalar por qué hay dos tipos de filosofías “la verdadera -él y algunos otros que no nombra pero presumo son Spinoza y algún otro mal logrado de la historia- y la de los embaucadores (Hegel, Jacobi, Fichte, Schelling, entre otros)”; aparte de señalar algunas formas de leer el texto, teniendo en cuenta que ahora son dos volúmenes y reflexionar acerca de la madurez que han tomado sus postulados.
(*) Hay una cita de casi dos planas que me dio paja transcribir (y no tengo teléfono para sacarle una foto al fragmento y subirlo), pero es donde Schopenhauer se expresa más sobre el porqué de su desprecio a cierto tipo de filosofía.
Schopenhauer señala que esta versión -la que estamos leyendo nosotros- se puede leer en cualquier orden, pero recomienda leer el segundo después de haber leído el primero. De otra forma, también señala que el segundo puede ser leído como un libro aparte e intercalado con la lectura del primero, ya que el segundo volumen no está organizado linealmente y los cambios en el orden no alteran la funcionalidad de los capítulos (a diferencia del primer volumen).
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Pólogo a la tercera edición, 1859


Citas:
Lo verdadero y lo genuino conquistarían más fácilmente un lugar en el mundo si quienes son incapaces de producirlos no se conjuraran para impedírselo. Esta circunstancia ha impedido y retardado mucho, cuando no asfixiado, que lo bueno llegase al mundo. (p82) Pero me consuelo con estas palabras de Petrarca: <<Si quien corre durante todo el día llega a su destino al anochecer, queda satisfecho>>. (p82)
Apuntes:
Este es el último prólogo escrito por Schopenhauer, escrito además, para la tercera edición de su libro. En éste prólogo, Schopenhauer sólo se refiere a la vida de su texto y a señalar que la apedreada recepción y dificultad en la comprensión y aceptación de su filosofía, es por la calidad de la misma frente a la común (refiriendo a lo mismo que señalaba 15 años antes). Nada más que agregar, es un prólogo de tres cuartos de plana.


Otras cosas relevantes a los tres prefacios:
>>6
Sin familiarizarse con esta introducción y propedéutica no es posible comprender cabalmente el presente escrito y el contenido de aquel tratado será presupuesto aquí por doquier como si estuviera en este libro. (p67) Acá el link de la versión que me recomiendan en mi versión del libro (para leer De la cuádruple raíz del principio de razón suficiente), por si alguien quiere leerlo o guardarlo para revisarlo después:
relacionado hipervínculo

Sobre cómo leeré el texto y otras cosas:
No leeré la tesis De la cuádruple raíz del principio de razón suficiente.
Leeré el texto en orden, desde el primer tomo hasta el segundo. Eso implica que no leeré el segundo volumen cuando las notas del primero me lo recomienden, ya que dichas notas han sido agregadas en la segunda y tercera edición de la obra. Leeré el segundo tomo, de forma lineal, luego de terminar el primero.
No leeré el Apéndice: Crítica a la filosofía kantiana.

Diccionario Akal de filosofía (recomendado). Lo uso para comprender algunos conceptos, como a priori, que no manejo del todo y que no tengo ganas de investigar en profundidad.
relacionado hipervínculo

(*) Agregaré otras notas a medida que vea necesario para mi lectura, pero, si tienen inquietudes y puedo ayudarles, con gusto iré agregando información sobre eso.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
LIBRO PRIMERO
El mundo como representación


Primera consideración

La representación sometida al principio de razón:
el objeto de la experiencia y de la ciencia



§ 1

Citas:
El mundo es mi representación. (p85) Entonces le resulta claro y cierto que no conoce sol o tierra algunos, sino que sólo es un ojo lo que ve un sol, siempre es una mano la que siente una tierra; que el mundo que le circunda sólo existe como representación, o sea, siempre en una relación a otro que se lo representa y que es él mismo. (p85) Ninguna verdad es por tanto más cierta, tan independiente de todas las demás y menos necesitada de una prueba que ésta, a saber, que todo lo que existe para el conocimiento, el mundo entero por tanto, sólo es objeto en relación con el sujeto, intuición del que intuye, en una palabra, representación. (p85) Todo cuanto pertenece o puede pertenecer al mundo está inevitablemente implicado con este hallarse condicionado por el sujeto y sólo existe para el sujeto. (p85) … tal como lo documenta W. Jones en su último tratado Sobre la filosofía de los asiáticos: <<El dogma fundamental de la escuela vedanta no consistía en negar la existencia de la materia, o sea, su solidez, impenetrabilidad y extensión (pues negar eso sería absurdo), sino en corregir la noción popular de la misma, aduciendo que no es esencialmente independiente de la percepción mental, dado que existencia y perceptibilidad son términos intercambiables. (p86) Aquello que se abstrae aquí, tal como espero que luego llegue a ser una certidumbre para cualquiera, no es sino la voluntad, en cuanto aquello que constituye la otra vertiente del mundo, pues este es por un lado enteramente representación y por el otro enteramente voluntad. (p86)
Apuntes:
En este parágrafo, Schopenhauer introduce su concepto de representación, no porque no haya existido antes de él, sino que es cómo funciona dentro de su filosofía. Para Schopenhauer todo cuanto existe, no es objeto sino cuando es representado, lo que hace que toda significación, en sí, no sea más que una representación. De la misma forma, lo que está más allá de la representación, sólo es “voluntad”.
Para Schopenhauer, el error de Kant radica en que él considera que lo que se esconde tras el fenómeno -el noúmeno[1]-, incluso cuando no es conocible o abarcable por la razón humana, es objeto (existe de manera concreta, es un "algo" en específico, existe como "una" cosa). Para Schopenhauer no existe el objeto si no es por la representación, por lo que -asumo por lo que he visto/leído antes sobre él- más adelante señalará que todo es voluntad. Por esto, Schopenhauer aclara de antemano que tanto representación como voluntad, no son sin más abstracciónes de cosas que en realidad no son -o no existen en la realidad-, sino más bien, son manifestaciones abstractas de la pura voluntad [2] que no se deja objetivar. Antes de señalar que tanto representación como la idea de voluntad, son ilusiones de lo que en sí sólo es voluntad, Schopenhauer recurre a introducir un elemento que será clave para entender su filosofía: las nociones sobre el universo que se tenía en la filosofía Vedanta (velo de maya, nirvana, desapego, anulación del deseo, etc).

[1] Cfr. Diccionario Akal de filosofía, p. 716 (noúmeno) y 568 (ref. a Kant).
[2] Voluntad como fuerza pura que se devora a sí misma, que carece de forma, es sólo fuerza y movimiento que se violenta a sí misma en una vorágine sin fin. Entonces la idea de voluntad no es más que una representación que señala lo indecible de lo que es indecible e irrepresentable para la razón humana. Sobre este punto, no sé si a esto se refiere a la razón del individuo, a la razón de la especie que sigue siendo finita o a la razón de todo ente que hipotéticamente tuviese la capacidad de razonar. Yo creo que la tercera, ya que implica un ente dentro del universo y sigue padeciendo de la voluntad, pero es la película que me paso hasta ahora; habrá que ver más adelante.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Tremendo spam enfermo culiao.

(Choroy explota)
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
§ 2

Citas:
Aquello que lo conoce todo y no es conocido por nadie es el sujeto. Él es el sostén del mundo, la condición sempiternamente presupuesta de cuanto se manifiesta, de todo objeto. (p87) Cada cual se descubre a sí mismo como este sujeto en tanto que conoce, no en tanto que es objeto de conocimiento. Sin embargo, su cuerpo ya es un objeto al que, desde esta perspectiva, llamamos representación. (p87) Como cualquier otro objeto de la intuición, el cuerpo se halla en las formas de todo conocer, tiempo y espacio, mediante las cuales da la pluralidad. Pero el sujeto, lo que conoce y nunca es conocido, no se halla también en esas formas, sino que antes bien se ve siempre presupuesto por ellas mismas y, por lo tanto, no le incumben ni la pluralidad ni su opuesto, la unidad. (p87) Así pues, el mundo como representación, único aspecto que consideramos aquí, tiene dos mitades esenciales, necesarias e inseparables. Una es el objeto, cuya forma es el espacio y el tiempo, y a través de dicha forma la pluralidad. Pero la otra mitad, el sujeto, no se halla en el espacio y el tiempo, pues esa mitad está entera e indivisa en cada ser que tiene representaciones; de ahí que uno solo de tales sujetos complete con el objeto el mundo en cuanto representación tan cabalmente como cualquier otro de los millones de sujetos existentes y, al desaparecer cada uno de tales sujetos, desaparece también entonces el mundo en cuanto representación. (p87) Se delimitan inmediatamente y allí donde comienza el objeto, cesa el sujeto. (p87) (…) guarda relación necesaria con otros objetos, por un lado en cuanto determinado y por el otro en cuanto determinante; esto equivale a que la existencia global de todos los objetos en tanto que son objetos, representaciones y nada más, se reduce por completo a esa necesaria relación suya entre sí y sólo consiste en ella, por lo que es plenamente relativa… (p88)
Apuntes:
Schopenhauer presenta los conceptos de sujeto y objeto, para señalar las dos caras del mundo como representación. El sujeto es lo que conoce, que es irrepresentable en sí mismo, salvo como abstracción cosificada de sí mismo, nunca completa, por lo demás. Por otro lado, el objeto es la representación extensiva que nos hacemos de las cosas, las formas y temporalidades por las cuales podemos reconocerlas, o más bien, representárnoslas.
Schopenhauer señala que el objeto y el sujeto se delimitan mutuamente dentro de la unidad total del mundo. Sin embargo, asumiendo que el sujeto individual es prácticamente ilusorio, el sujeto y el objeto son lo mismo en una unidad abstracta (la naturaleza o el universo, por ejemplo). Esto quiere decir que lo que conoce deja de ser sí mismo cuando se representa a sí mismo, ya que la representación significa una cosificación de algo que no es; el sujeto no es el sujeto, sino una representación de sí mismo. Un ejemplo de esto es esa idea de que Dios tuvo que destruirse a sí mismo, para poder verse a sí mismo y tomar consciencia de él a través de verse reflejado de forma individual en cada fragmento de su unidad primigenia, que percibe a los demás que están a su alcance.
Todos los objetos del tiempo y el espacio se relacionan entre sí. Aún no se explica bien cómo, pero al señalar los conocimientos a priori, se podría asumir que irá hacia una idea de causalidad.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal

[][]
12
Largo de mensaje
0/16008