1239.sya Respuesta a 'Temas de conversación' 288.para Respuesta a 'Horoscopo chino: descifrando la personalidad' 3860.lqs Nuevo hilo: '"Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal"' 3859.lqs Respuesta a '¿Cómo seducir a una mujer?' 1238.sya Respuesta a 'Temas de conversación' 3858.lqs Respuesta a 'Momentos Agradables' 3857.lqs Respuesta a 'Momentos Agradables' 3856.lqs Respuesta a '' 3854.lqs Respuesta a '' 3853.lqs Respuesta a ''
[VOLVER] [OP]
🎈 🐝 📜
>
Volver

Hilo de Sueños (NO interpretación) - 87 respuesta(s) - Registro: 1549
[][Tg / Wa / Fb / Tw]
Hoy soñé algo:
Mi polola trabajaba de personal de limpieza y ella ya estaba chata de la pega. Ella deseaba vacaciones, pero no se las pagaban. En cambio, cuando alguien queria dias libres, le cerraban el contrato y lo volvían a contratar luego, así no pagaban vacaciones ni aguinaldos ni esas cosas.
Entonces, yo me ofrecía a reemplazarla unos días, tomando su identidad, ropa y maquillaje incluido. Una amiga de ella queda encargada de maquillarme y hacerme pasar piola. Pero en los camarines otra compañera de ella, que era gigante y más fuerte que yo me agarra de los brazos y me pone de panza contra los casilleros y de pie. "Qué rico, me gusta cuando los hombres les gusta el yaoi" y yo ahí sin poderme safar mientras la weona preparaba su strap on para darme por el culo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Hace unos días soñé con mi abuelo. (Vivo con él). El sueño era de un día en que estábamos todos renormal pero el había muerto. No estábamos tristes (el resto de la familia), sino tranquilos porque había sido algo natural y apacible. El tiempo pasó rápido y estábamos en el funeral, luego nos dieron un tiempo para estar con él, antes de que bajara el cajón (era muy raro, como que lo recostaban en una poltrona) y de pronto se empezó a mover, se paró y nos miró un poco extrañado. Era obvio que entendía la situación y nosotros seguimos super tranquilos. Se levantó un poco la camisa para verse el costado del torso y vió que tenía unas heridas, dijo que seguramente se las hicieron en la morgue y después nos dijo que volviéramos a casa. El sueño continúa en mi casa, todos medio extrañados porque él seguía ahí, pero todos muy tranquilos también. Lo único que conversamos un poco fue que, la pucha, estaba muerto y tendría que volver a irse en algún momento.

Desperté medio angustiado y lo fui a ver, pero había salido a comprar. Finalmente nos vimos al almuerzo y, en la sobremesa le dije "te quiero un montón, tata".
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estoy en un mundo donde a gente hace filas, se desplaza, etc, igual que hoy.
Pero la gente está conectada neuralmente a una especie de internet donde con el poder del deseo puede traer hacia sí un enlace con alguna persona en particular o con alguna información de igual forma.

Entonces la gente, cuando tenía tiempos muertos, se "apagaba" o dormía en la realidad mientras el cuerpo en forma automática avanzaba en la fila o permanecía sentado en el transporte, para que en ese mismo lapso la mente fuera a pasear a esta red en que todos se conectaban. Dentro de esa red se veían las personas dentro de burbujas, ya sea de pie o sentadas, interactuando con otras burbujas que contenían a las personas o las informaciones. Podías oir, estando en las burbujas, las conversaciones de las otras personas o percibir cierta esfera de sus pensamientos menos privados, siempre que ellos tuvieran configuradas dichas caracteristicas, de tal forma que en ciertas situaciones de emergencia dicha red funcionaba como una especie de enjambre que podía impulsar acciones de las formas más adecuadas para situación.
Bueno, en el sueño yo era alguien de aspecto pequeño y ágil, no muy fuerte, que escapaba de unos individuos muy grandes y vestidos de negro, muy implacables, de un avance que la gente o los obstáculos no eran capaces de detener. En cambio, a mi los obstáculos sí me detenian.
Entonces en el sueño, además de simplemente escapar, yo me podía conectar a las burbujas de una manera especial, sin entrar en modo hibernacion. podía entonces usar las funcionalidades de estar enchufado a los murmullos y pensamientos de las burbujas de las personas que me rodeaban físicamente, pero sin tener la mente apagada para tener que enchufarme a ese mundo. Entonces usaba dichas ventajas para poder sostener el continuo escape de esos individuos usando atajos y diversos trucos basados en la informacion proporcionada por la gente. Mientras escapaba, debía buscar en el mundo de las burbujas a una hermana mayor pues necesitaba comunicarle algo a mi madre pero no podía hallar a mi madre. Creía que de alguna forma mi hermana me ayudaría que concentrar el deseo de forma correcta para invocar un enlace con su burbuja.
Al focalizar un enlace con su burbuja, ella se ve de color morado y en posición fetal dentro de su burbuja. Eso significaba que dormía conectada a las burbujas. La despierto y ella se molesta mucho, todo esto mientras sigo escapando. Ella me dice que a la mamá no le gusta la weá de las burbujas que nunca se conecta, por eso no puedo enfocarme en ella para invocar un enlace, pero que si quiero mandarle un recado se lo puedo dejar a ella y que luego se lo dice. Por algún motivo prefiero virarme de ahí.

Todo esto transcurre en alguna especie de mall o aeropuerto sin ninguna publicidad o tienda. O sea, lo deduzco por el hecho de que todo el ambiente era de vidrio, habian elevadores y escaleras mecánicas, estaba atestado de gente en todos los sentidos, existían varios pisos y cosas así.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estoy en mi casa con mi mejor amigo (F) y decidimos salir a tomar algo o dar una vuelta, al menos. Caminamos un rato hasta que encontramos un metrobus que se detiene casi sin que lo hicieramos parar, le preguntamos al chofer que para donde va y nos responde que va para donde queramos: el está en una batalla propia, se asume como chofer pero está harto de hacer recorridos predefinidos así que lleva a las personas hacia donde quieran. El combustible lo paga la compañía para la que trabaja y a el no le importa el riesgo de que lo supervisen, simplemente va para donde tenga ganas o al destino de alguna persona que se suba.
Luego de llegar a un lugar que entiendo que es la calle San Diego (pero que no lo es, en realidad) nos bajamos. Chofer, F y yo. Caminamos juntos pero no muy cerca, el Chofer pregunta varias veces si vamos a "Las Pipas" y todas le respondemos con F que no, que vamos a un local que está al lado. Finalmente llegamos y entramos por una puerta de servicio. El Chofer se va, seguramente de regreso a su micro.
Entramos y vemos que hay hartas personas comiendo, es extraño que haya tanta gente. Les reconozco, son miembros de un grupo en el que pertenecí hace varios años. A pesar de que hace tiempo no asisto a las reuniones tras haber sido excluído en un acto que, si bien no fue un ataque o una ofensa, considero que fue una falta de caballerosidad, una falta de coherencia tremenda con lo que se hablaba entre esos muros. El asunto es que me encuentro con toda esta gente, reconozco a varios: unos con el pelo más corto, todos más viejos, algunos con más canas, etc. Varios me miran de reojo, decido decirle a F que me espere unas mesas más allá y me siento en una de las mesas donde estaban ellos.
Dejan de conversar animosamente y solo comen, mirando poco alrededor. Algunos me miran de reojo y yo les respondo las miradas, casi como buscándolos para que supieran que yo se que me están mirando. Finalmente, una de la personas que está en la mesa en que me senté me hace un gesto como de pregunta, de "ya, eso fue todo?". Me puse de pie, di una mirada a los demás, a varios alcancé a verlos a los ojos y me fui donde F.
Por algún motivo que no conseguí entender nunca, F estaba ahora con una chaqueta de marino, lleno de adornos y condecoraciones. No me dijo nada sobre lo que había pasado y agradecí mucho que hubiera sido respetuoso. Estaba comiendo papas fritas, de a una, sin poner mucha atención. Me le uní. Unos minutos después, llegó una persona que yo no conocía pero que había visto en el grupo hace un rato. Me saludó flemáticamente, diciéndome su nombre y el nivel que tenía dentro del grupo y ofrecióme algo, lo que yo quisiera.
- No estuve presente en tu [ingreso a el grupo], no se si eres de ellos y no, no necesito nada, váyase. Respondí yo.
Al poco rato después vinieron otros más y empezaron a susurrar cerca, mientras sacaban fotos con sus celulares. F, en un acto de gran fraternidad se desentendió de todo. Yo tampoco me moví mucho, algunos incluso se acercaban a mí, para fotografiarse conmigo, documentando la burla y la inmovilidad en que me encontraba. Resistí hasta que se fueron, seguimos comiendo papas fritas.
Pasó muy poco tiempo y de nuevo llegaron, ahora eran solo dos. Uno golpeaba un pedazo de pan duro con una esquina de la mesa en que estabamos con F; el otro se lo celebraba. Ya estaba harto, empecé a juntar saliva en la boca. Mucha. Lo miré de reojo, no dejó de golpear el pan duro.
Con la boca llena de saliva espesa, me paré y me acerqué. No dije nada y me escupí en la mano... luego se la puse en la cara. Se alejó para atrás, asqueado por la saliva que, en realidad era mucha y muy espesa. Lo tomé del cuello de la camisa y le eché más. Su compañero, sorprendido, no hizo mucho: vio la escena y miró de reojo a los demás, llamándolos con la mirada. Me di cuenta, no había mucha vuelta atrás y el riesgo ya lo había tomado. Vi dos cuchillos en una mesa cerca, los tomé uno en cada mano y miré a todos los que venían hacia donde estaba.
La pantalla se apagó. Desperté.

noche de 12 de septiembre de 2015
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>4
desperté
Puta la weá, me dejaste con las ganas de ver el descenlace.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Fueron 2 sueños con algunos elementos difusos:

Tengo un amigo al que llamaré Ganso, nos conocimos en la universidad y él ya terminó hace un tiempo sus estudios, mientras que yo no.

En el sueño visitaba a Ganso luego de mucho tiempo sin verle. Él era un hombre muy ocupado, quizás algo soberbio pero agradable conmigo. De alguna forma yo percibía que se tragaba la soberbia ganada con los años de ejercicio de su profesión para compartir conmigo. Él siempre ha sido muy competitivo como persona y muy ambicioso, entonces como resultado de eso le es muy natural tender a la soberbia.
Como Ganso era muy ocupado, había yo agendado la visita con él previamente, por tanto tenía fecha de inicio y término. Fuera de ese tiempo él tenía calzadas sus actividades en su agenda como un montón de legos muy ordenaditos.
Bueno, había alguien más conmigo en la visita a Ganso, pero no puedo recordar si era mi pareja o mi hermano menor. Sólo recuerdo que en parte por consideración a una situación particular de este acompañante (que no recuerdo con claridad), y en parte por pereza, aplacé unos minutos la salida desde la casa de Ganso. Esto provocó que yo y mi acompañante no pudiéramos tomar el último bus que nos llevaría a casa siendo ya de noche. Ganso sabía que lo perderíamos por habernos atrasado y pensó en ofrecernos alojarnos hasta la mañana siguiente, con un evidente disgusto en su cara. Sin hacer caso de su lenguaje corporal, aceptábamos quedarnos en su casa.
Cuando nos alistábamos a dormir, algo molesto se le oye hablar por teléfono desde la otra habitación, cancelando la cena romántica y posterior velada que tendrían él y su novia en el departamento donde estábamos todos en ese momento.
Me sentí bastante mal, entonces pensé en irme temprano al otro día sin despertarlos, dejando una nota de agradecimiento. No quería verle el rostro ni que él viera el mío. Todo esto transcurría en una especie de ciudad costera. El departamento de Ganso quedaba en algún cerro, recuerdo el paisaje de luces nocturnas que delineaban la bajada de los cerros al mar, muy semejante a valparaiso, pero más "farellónica".

El segundo sueño de la noche fue un poco más surrealista.
Estaba yo dentro de una especie de domo que flotaba en el espacio. Este domo contenía un ecosistema completo, era una especie de isla muy rural, con costa en todos sus bordes, parecía de vegetación abundante y húmeda. Inicialmente yo me encontraba paseando a un perro que tengo, al que llamaré Barba. De pronto, por un camino de tierra en medio de la nada, donde yo me hallaba, suena una sirena de bomberos y me hago a un lado del camino para dejarlos pasar. Ahí contemplo todo mi entorno. Noto que en las colinas cercanas al centro de la isla, hay una pequeña torre cuya cima toca el domo. Por alguna razón voy a ese lugar. Me veo a mí mismo caminando por el camino de tierra con la barba, alejándome de graneros y otras estructuras agrícolas que estaban al borde del camino. Al llegar a la cima de la torre, ésta parece una pequeña ciudad en el cielo, con hangares para naves, algunas casuchas para los operarios, algunas naves. Se suponía que mi hermano trabajaba ahí y él me había invitado. Yo debía dormir en el piso pero era cómodo hacerlo. Para dormir cerraban la cúpula, de esa forma podían simular la noche. Con eso el ecosistema terrestre sobrevivía de buena manera. De las colinas bajaba agua y en el mar se formaban nubes con el calor.
Al despertar por la apertura del domo, noto que la barba me está defendiendo muy silenciosamente del resto de los perros del hangar. Está con heridas menores, muy alerta y agresiva. En cuanto me levante del suelo, los otros perros se fueron a hacer sus cosas. Desde la torre podía contemplar todo el ecosistema del domo y ver la estrella en torno a la cual girábamos, pero no recuerdo su color.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estaba yo en alguna especie de colina muy empinada, una montaña quizás, yo mirando desde un despeñadero a la inmesidad, todo cubierto por el mar de luces de la ciudad.
Pero esta montaña estaba lejos de ser un lugar inhóspito, sino que estaba habitado, tenía calles y casa, hasta edificios, agua corriente y tendido eléctrico. Yo me encontraba entonces en un mirador al borde de camino, que a su vez corría por el filo de un acantilado. La noche era muy oscura a pesar de lo despejada y no parecía haber costa en las cercanías.

Veo bajando a un grupo de gente a pie, a pesar de a gran distancia que faltaba hasta la ciudad prefirieron no tomar teleférico ni bus. De alguna forma eso me inspira a bajar también, por tanto me voy corriendo a mi casa, donde estaba mi viejo viendo tele en inglés, y me disponía a afeitarme para bajar, cual magno evento. Recuerdo que al mirarme al espejo para afeitarme no sólo me podía ver a mí mismo, sino que girando mi cabeza ligeramente, cual perrito interrogante, podía ver el paisaje a través de él, como si fuera una ventana/espejo polarizadora de luz a un ángulo muy pequeño.

Luego de eso me dispuse a bajar muy arreglado, empezaba a bajar de noche y llegaba a los suburbios de la falda de la montaña app a medio dia siguiente. De pronto algo muy fuerte en mí me incita a entrar a un local muy extraño a mano derecha. Parecía un taller mecánico algo sucio y desordenado, con un escritorio con sillas al fondo y un computador. El local decía ofrecer ayuda jurídica y tren delantero. Allí adentro se encontraba mi hermano intentando pedir ayuda jurídica al tipo que atendia. Pero mi hermano, tanto en la realidad como en el sueño, tenía un inexistente nivel de inglés. Conversé con el abogado, que era argentino, y me comentaba que en ese lugar estaba prohibido hablar idiomas extranjeros. Así que serví yo de interprete entre ellos, aunque no recuerdo de qué trataba a conversa. El barrio donde esto ocurría era parte de los suburbios mas "humildes", así era como una pobla de puros inmigrantes terrible brígidos, pero al menos conmigo eran inofensivos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Tengo un amigo, al que llamaré Todd.

Soñé que yo iba a dejar a Todd a su primer día de universidad. No quería estar ahí realmente, porque no quería encontrarme con nadie, con compañeros, ni profesores ni nadie en realidad. Yo estaba ahí sólo por él, para darle ánimo y todo eso. A penas él entra a la sala, me escabullo por los pasillos de la universidad. Pero poco a poco todo se vuelve muy laberíntico y la gente que me ubica empieza a intentar saludarme y preguntarme "wena 4g, cuánto te falta?". Les rehúyo pero llega el punto en que ya las puertas me teletransportan una y otra vez a puntos comunes en vez de darme la salida de los pasillas hacia el exterior. En una cosa casi surreal me rindo momentáneamente a esta situación, pero logro encontrar una sala que tenía poca gente dentro y logro cerrar la puerta detrás de mí.
Ahí dentro habían otros compañeros, pero de colegio, no de universidad. Se estaban repitiendo los ramos de puro gusto, y hacían vida social entre ellos. De pronto me preguntan "wena, no sabía que te llevaras bien con los cabros". De alguna forma comprendo que ellos estaban sin presión de aprobar ahí. Pero para salir yo de la sala tenía que aprobar la asignatura que se estaba dando en ese momento. Creo que era artes o algo semejante justo en ese momento, pero de pronto la asignatura cambia a matemática aplicada de la U. Entonces veo el papel delante mio y observo que aunque sé todo, no me logra fluir de los dedos el escribir cómo resolver el puto problema. Mientras mis compañeros terminan yo aún sigo pegado en la 1, sin poder hacer nada. Me miran con pena. ¿Cómo podía ser posible no poder resolver eso si pasé bien cuando di el ramo , si tengo todo el conocimiento para hacerlo? Ya las ganas de escapar eran tantas que me tiraba por la ventana de la sala hacia un jardín y despierto en el momento que choco contra el pasto y los arbustos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Muchos recuerdos muy difusos:

-había una animación de índole navideña donde los personajes involucrados eran todos animales vestidos muy semejante a la serie furry de oliver twist. dicha animación entraba en bucle una y otra vez con diferentes letras. basicamente la idea era que enfocaban al personaje principal caminando muy alegre, de pronto corría, por entre la gente de un mercado callejero. nevaba y hacía frio. Algunas letras eran puras incoherencias de colegio, otras eran obsenas, otras letras cantaban cosas relativas a tener valor y no rendirse, así como habia otra que hablaba acerca de las cosas buenas del invierno.

-una especie de trailer de una pelicula, donde un personaje de lentes y pelucón comía y comía, tomaba y comía, sin descanzo, hasta vomitar. luego tomaba todo lo que le salía del vomito y con el pan esponjoso lleno de ácido estomacal y vino, lo juntaba y fabricaba manualmente un pan de completo que luego tenia que ir a dejar por encargo a otro lugar. sucedía que fuera de su "horario de trabajo" se iba a juntar con una chica, pero ella ve que él está tan ebrio que declina al verle. para su fortuna, él no la ve a ella. él aún esperando a la chica se toma un trago, y por los brios de felicidad que a veces imprime el copete, él le da un empujón muy fuerte a alguien que estaba sentado cerca tuyo y lo bota al piso. le dice "ya, traéme más vino", a lo que la persona en el suelo accede, a vista y paciencia del resto del lugar.

-yo y mi hermano debíamos ir a una especie de convención en un hotel. las habitaciones eran muy sencillas: un baño con ducha, una cama con ropa de cama, un velador, una radio y una mueble para dejar las maletas. todo el ambiente era dominado por una luz muy amarillenta, producto de un tragaluz que ocupaba todo el techo del edificio. había además en la convención una amiga de la enseñanza media, a quien llamaré filipina. filipina, pícara como le es propio, se paseaba por ahí para enterarse de lo que acontecía, muy guapa y sensual como siempre, muy seria, distante, pero con un extraño aire a esa hermana mayor chora y terca que a pesar de todo te cuida con esmero.
la cosa es que una vez terminado el congreso, toca pasar por recepeción a cancelar la estadía. ella se pidió una habitación para ella sola en cama de dos plazas, en cambio yo y mi hermano compartimos la nuestra, en camas separadas de una plaza.
al tocarme a mi pasar por el recepcionista me dice "ya señor, salió esto más esto otro por haberse masturbado en la ropa de cama". todos reían, pero yo me lo tomaba con naturalidad. ¿quien no lo hace? en fin, mientras todos reían y yo me acercaba a pagar, recordaba cosas de ayer, donde había ocurrido la cena final del congreso.
recordaba que una participante del congres intentó seducirme de una forma muy extraña: primero me metía conversa con un tema que me interesa mucho, y luego de forma sorpresiva me daba un beso en la cara, muy lento, muy carnudo, hundiéndose sólo un poco, usando sus manos para afirmar mi cabeza con suavidad. dios sabe cuánto me agrada eso, dios sabe cuánto eso se conecta con todo ese edipo fraternal no resuelto. en fin, mi primera reaccion, de la medula, fue una escapada de suspiro y una interrupción súbita de lo que estaba diciendo. qué rico.
casi al instante recuerdo que tengo polola y le digo "ya, suficiente, hasta acá no más, chao". sí, había sido un intento de hackeo hacia mí, la tipa estaba dateada de mis particulares gustos, me dio una frustración tremenda y enojo haber caido tan sencillo en tan bajo truco.
recordaba que luego yo seguía bebiendo vino (pero no me gusta el vino) hasta que me encontraba con esta quechua, con quien charlabamos de la vida pues hace tiempo no nos veíamos.
recordaba también que debido a los vapores de acohol rondando el juicio ya en mayor cantidad, yo y mi amiga nos íbamos caminando de la mano, riendo, y mirándonos como si nos nos hubieramos visto en mucho tiempo. borrachos. yo la iba a dejar a su habitación y ella se despedía de mi como siempre lo ha hecho, desde el primer día que la conocí: con un fraternal, tibio, lento y carnudo beso en la cara, todo ese deseo edipezco de que una hermana mayor chora y lejana, pero atenta y cuidadosa, como ella, me cuidara se activó en mí, pero con el ligero olor a canela tan propio de quechua. No sentí para nada en mi interior que estuviera traicionando a mi polola, no era que quisiera a quechua como quiero a mi polola, ni que la deseara carnalmente con fenesí. Era extraño, era un deseo que aún no logro masticar bien. creo que deseaba ser protegido en ese momento más que en ningún otro. copete maldito. recordaba también que teníamos sexo con olor a canela. ella era muy ruda a ratos, muy maternal a otros ratos. no me dejó "hacer nada" en el sentido de que toda la iniciativa la tomó ella, de principio a fin. luego de terminar ella me arruyaba y acariciaba como una madre cuidando a su hijo, mientras me besaba de esa forma fraternal tan propia de las hermanas mayores, siempre con olor a canela.

todas estas cosas recordé mientras me acercaba a pagarle al recepcionista, y algo dentro de mí me decía que los que se reían no sabían nada de estas cosas. yo no recuerdo cómo llegué a mi habitación. pero noté que quechua no se reía, tan seria como siempre, pero me miraba a la distancia sin despegarme los ojos. cuando terminaba de pagar nuevamente ella adoptó su forma de ser chora, terca, sensual y lejana que habitualmente toma para cada aspecto de su vida, siempre distante y con un lenguaje que no se presta para interpretar cercanías ni "barsedades" de ningún tipo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estaba en un pueblo pequeño con dos vías, una superior donde habían casas y la inferior donde pasaba el tren. Era un clima lluvioso, como los bosques cercanos a Caleta Tortel, todo mojado y con musgos. Conocía a un pendejo que parecía ser amistoso, pero al parecer el resto de los adultos del pueblo me ignoraba, excepto por una rubia pecosa, flaca y con cara de inocente. Le gustaba andar desnunda y tenía líneas de bronceado marcadas en la piel. Era casi plana pero bien proporcionada de todas formas.

No recuerdo más, pero desperté con la sensación de que sería fabuloso conocerla en persona.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Recuerdo estar de viaje con mi familia: mis viejos y mi hermano menor. Mi hermana mayor no aparecía en este sueño.

La falda de las montañas de la cordillera acababan en el mar, básicamente el suelo de mar a cordillera era un gran plano inclinado con algunas pocas quebradas muy suaves y tenues, que no parecían quebradas sino más bien ondulaciones en este plano inclinado.
En este contexto los ciudades aparecían como machas plomas en el horizonte observable. Eran grandes planos inclinados. Nosotros estábamos en auto, viajábamos a un pueblo que estaba ubicado en alguna de esas ondulaciones, pero así bien para arriba. De pronto llegábamos a una ciudad que parecía estar construida sobre unas protuberancias de tierra en medio de este plano inclinado gigante. Se observaba cómo las casas y edificios se encaramaban en el terreno más escarpado que el circundante, rememorando un poco a ciertas ciudades costeras. Decidimos pasar el día allí porque ya estábamos cansados de turnarnos para manejar y queríamos descansar. Además ya estaba entrando la noche.

Luego de eso pasábamos la noche y antes de dormir, contemplaba el mar y las luces que dibujaban a las ciudades desde una altura que sólo puede ser propia de un sueño. Al día siguiente despertábamos y debíamos partir.


Otro sueño:
Hay lugares comunes que conozco: mantagua, concon, colliguay, av Leandro Escudero, totoral, Quillota, san pedro, lo rojas.... pero ninguno era como en la realidad, sino muy diferentes.
Cronológicamente hablando va así:
La playa la boca en realidad un estuario muy ancho que había sido urbanizado a punta de hoteles y de pronto toca empezar a escapar por una subida de marea + marejadas. Eso me lleva por un montón de lugares tanto a pie como en bici, que por alguna razón la gente abandonaba para irse a sitios altos. El asunto de este sueño es que consiste en ir maravillándose de lo diferente que era ese mundo, donde los nombres se repetían.
Por ejemplo mantagua estaba conectada a Quillota por una carretera plana que parecía perderse en campos amarillos, y a pesar de la presencia del estuario, no había muchas señales de un rio por alguna parte, ni plantas que lo acusasen. Otro detalle es que de alguna forma el camino la pólvora se conectaba de forma muy directa con el túnel de las ánimas y la av leandro escudero, pero a su vez todo este conjunto era una parada intermedia para llegar desde el sector de la retuca hasta la cima de la cuesta M. En fin, muchas mezclas donde el gran plano inclinado del sueño anterior tenía cierta aparición honorable.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
En este sueño yo era muy semejante a un dron y básicamente recorría todo maravillándome de la geografía.

Había un valle muy amarillo orientado longitudinalmente de poniente a oriente, no tan plano, sino ondulante, que estaba atrapado entre 2 franjas de cordillera de la costa estilo quinta región. El estero que lo cruzaba era acusado por las manchas verdes que interrumpían el ininterrumpido amarillo reinante.

Por el poniente el valle terminaba en un gran embalse que era alimentado por el estero, y desembocaba en un rio ubicado más al poniente.
Dicho embalse desembocaba en un rio que al poco fluir llegaba al mar, no sin antes pasar por una ciudad. Lo escarpado del terreno que comunicaba a este valle elevado con la ciudad de la costa, junto con el poco movimiento de gente entre ambos lugares, no justificaba la existencia de caminos, y las huellas que antes eran de arrieros ahora eran camino de motos, camionetas ocasionales, y animales de potrero curiosos.

Las elevaciones del sur no eran muy altas ni escarpadas, pero terminaban abruptamente en riscos de 20 metros, los cuales habían sido superados por el MOP mediante caminos muy bien hechos. Estos caminos conectaban a este valle amarillo con una ciudad pequeña ubicada más al sur, más importante que la ciudad de la costa, sobre esta suerte de meseta de baja altura que estaba por sobre la altura del valle. En la ladera sur crecían espinos y litres de forma muy tupida, pero además se daban tunas y quiscos.

Por otro lado las elevaciones del norte eran más elevadas que las del sur, más escarpadas, pero graduales, sin acantilados. Al norte no había nada más que más naturaleza y el pueblo más cercano estaba tan lejos como lo están cogotí18 y tulahuen por los cerros. En sus laderas se daban litres, boldos, moras, pero también se veían laureles, algunas palmas, aloes y otras plantas de mayor humedad. Entre las quebradas de dicha formación se adivinaban algunas huellas usadas por arrieros o animales solitarios.

Por el oriente el valle terminaba app como termina olmué: una formación conocida como "las vizcachas" donde se trepa la cuesta la dormida. Por esta elevación había una cuesta de tierra nada más para comunicar con la ciudad del este.

Las aguas que alimentaban el embalse eran escurrimientos de lluvias que provenían de todas estas formaciones geográficas circundantes.

Originalmente el valle tenía algún propósito agrícola, pero un accidente dejó la tierra muy mala allí, por eso no crecían más que malezas. Un camino proveniente de la ciudad del sur se internaba a este valle, primero de asfalto y luego de tierra muy mimetizado y poco invasivo del ambiente reinante. No vivía mucha gente en lugar aunque de todas formas habían casetas con sapos en el camino. Ya más adentro existía una red de caminos de tierra que hacía rememorar cortafuegos de maicillo, donde por fortuna el polvo de tierra calidad talco era escaso.
Sin embargo la quietud de dicho ambiente pronto se ve interrumpida por silenciosas caravanas de vehículos, casi todos autos domésticos. Todos se dirigían al embalse y por ende me dirijo allá.

Cuando llego, noto que todos estacionaron sus vehículos en una playa de estacionamientos pequeños a un borde del embalse. Se adivina (y luego confirmo) que el borde oriente del embalse era dominado por una especie de paseo costero muy sencillo, con barandas y miradores, en el cual había un muelle muy largo.
El agua estaba muy calma y oscura. No oscura como de un fluido negro, sólo oscura como agua muy quieta.

Al final del muelle había un domo blanco donde toda la gente ingresaba y los recibía un gringo muy flaco y barbón, con aspecto de vagabundo. El gringo era el dueño de todo el valle y las laderas circundantes. Sus padres, los antiguos dueños, querían convertir el valle en una potencia agrícola, pero destruyeron el suelo intentando hacer que germinaran plantas foráneas en el lugar. Él, a diferencia de sus padres, quería restaurar el valle, y en lo que le quedaba de vida no lo lograría.
Él había convocado a la gente para definir las labores que cada uno debía continuar realizando una vez que él ya estuviera muerto, además que les anunció que pronto, de entre sus colaboradores en esa noble causa, escogería 3 para prolongar el ideal que él tenía en mente, y estarían a cargo del valle.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estaba yo posiblemente en algún lugar de estepa árida, quizas a 60 u 80 km de la costa, con mis viejos. Ellos me estaban rompiendo las bolas porque querían que yo fuera a un observatorio (ni siquiera ellos), pero en realidad no tenía ganas de ir en realidad. "Pero cómo no vay a querer ir, si a tí te gusta tanto eso".

Ni yo entendía bien porque no quería ir en un principio, pero el que mis viejos me estuvieran obligando tan insistentemente me hacía querer menos aún ir.

De pronto, puedo visualizar, por arte de magia, el lugar desde el que están saliendo los buses al observatorio. Es un lugar costero, muy semejante a la playa san mateo. allí habían 2 buses con gente. ambos iban llenos, pero sentía que en el segundo de ellos había algo de espacio. Adelante, dirigiendo, iba un profesor de física de la U, con cara de sacerdote sodomita en moto. Él comenta que se iban a ir por la ruta 5 al norte, pero por catapilco pa no pasar por la cuesta el melón porque era muy parada para el bus. Un bus partiría primero, el repleto, y un par de hrs despues, el segundo. Ahí se corta la visualización.

Sacando las cuentas en ese momento, si partía inmediatamente era posible pillar al segundo bus cerca de los vilos, pero no había garantía que al estar ahí me parara. además, yo estaba más alto que cuncumen y la locomoción era precaria, estaba realmente dificil llegar a la hora. No valía la pena en mi juicio andar más apurado que la chucha pateando la perra, y recorrer de mala manera esos 80 y tantos km de tierra cuando ni siquiera sabía si habrían asientos o se detendrían.

Y yo ahí sin que mis viejos presten oido a mis explicaciones, insisten en exijirme que vaya. De alguna forma ellos entendían que estaba justo pero son de esas personas que aunque una mochila diga "30 lts" igual insisten en meterle "35", como si nunca en la vida hubieran jugado tetris.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
4 sueños en uno, sin conexión aparente entre ellos.

1- Hay un lavaplatos doble en una cocina , ambos llenos de agua. La cocina era de una especie de restoran donde se trabajaba. Entonces yo llegaba desnudo a uno de los lavaplatos y, colocando la panza hacia el cielo, apoyaba mis manos y mis pies en el borde de uno de los lavaplatos. Luego, hacía descender mi trasero hasta que éste quedaba por completo sumergido en el agua. Después, debía cagar en el agua. Pero el mojón quedaba atrapado entre mis nalgas y debía realizar movimientos de gluteos para que finalmente se despositaran en el agua.
Debía hacerlo con cuidado porque mientras yo lo hacia, estaban cocinando y pretendían lavar la loza.

2-Era una cancha de futbol, pero metida dentro de un estadio de beisbol. por una de las esquinas de la cancha, pasaba una huella de barro que era usada por muchas personas, como una especie de atajo. La gracia es que habían periodistas entevistando a todos los que pasaban por ahí. Éstos "pasantes" eran todos de ropas amarillas con pequeñas franjas negras, así también los vehiculos, peatones, bicis, camionetas, camiones, motos, todo. De vez en cuando alguien se detenia y era entrevistado, un motociclista se resbalaba y caía en el barro.

3-yo recorría un camino que tenía las caracteristicas de 3 lugares que connozco en persona:
El camino en sí era muy semejante al camino interior del condominio de parcelas "altos de olmué", grifo en medio de la nada incluido.
El paisaje circundante era muy semejante al camino rural san alfonso, que lleva a la población 18 de septiembre de limache.
La calidad superficial del camino era muy semejante a una arcilla muy molida mezclada con maicillo, donde la archilla parecía talco, muy semejante a la tierra existente en sector de los rulos, limache, fin de la quebrada de los mellizos.

4- Un par de mochileras caracterizadas de punk llegaban al patio de una casa poblacional en una ciudad costera, en plan de acampar sin pagar ni uno, pero en el patio se topan con los dueños de casa,q uienes les amenzan con armas para que se vayan o paguen por alojarse. Ellas aceptan instalarse en una literas muy picantes con techo que estaban en pleno patio. Estas literas eran de madera y colchón de espuma muy muriento. El lugar en sí me traía una sensación semejante al pueblo de pichicuy, pero era mucho más grande. El patio de la casa tenía basura que no era ni desecho de construcción, ni escombro, ni basura doméstica.
Todo en la escena no era necesariamente de sabor pobre, pero sí era evidente la falta de cuidado en el aseo en general y en detalles acojedores. De alguna la propiedad me rememoró el hospedaje informal existente en ciertas ciudades turísticas.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Dos sueños hoy:

El primero tenía relación con ir en auto en una calle algo semejante a la calle principal de la costa de algarrobo, con casas costeras a ambos lados del camino, con el mar a la derecha. era de noche y estaba oscuro, poca iluminacion, luego subo por algo análogo a la cuesta san josé pero era un sector industrial algo semejante a la zona donde está ubicada la planta de costa en viña del mar. De alguna forma tengo que llegar a una fábrica de títeres y encargar un títere especial muy bonito y delicado. De alguna forma que no recuerdo, me hacía dueño de esa empresa de títeres y muñecas, y le cambiaba el giro a fábrica y confección de calzado ortopédico, recuerdo estar diseñando en cad una suela con partes metálicas para alguien que tenía una condicion que le hacía pisar chueco y esa pieza compensaba dicha chuequez.
Siempre era de noche, con el horizonte ligeramente morado/naranja, pero tanto la titerería y la zapatería eran totalmente blancos por dentro, muy iluminado, piso, techo, paredes, todas muy blancas y luminosas, sin adornos casi más que cuadros en las paredes ocasionales.

El segundo sueño fue mi viejo machacándome por no tener cartón ni chamba. "si a tus compañeros no les he costado su tesis y ya la sacaron hace rato, quizás no tenís dedos pal piano" —> "es posible que no los tenga pos, si elejí la carrera con el poto, y cuando me dolió la guata no tuve las bolas para cambiarme, y preferí atragantarme con deberes para no pensar en ello".
Papá muy enojado con esa respuesta.
Él estaba sentado en el living viendo tele y cansado, yo estaba en la mesa mirando el reloj de la pared, pero estaba el reloj café, no el blanco, y tenía hambre.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Tuve un sueño hoy:

Soñé que vivía en una costa fabelezca, en casa de material ligero inmensamente hacinada. Yo tenía mi motito de siempre estacionada en el "patio".

Más descriptivo, era un terreno más o menos cuadrado e inclinado, las casas se emplazaban de la mitad sur hacia abajo del terreno, que es donde comenzaba a empinarse la cosa, erigiéndose como una mole impenetrable de casa de material ligero, emulando una especie de edificio cité.
La otra mitad del terreno, más plana, fue destinada como una especie de plaza para esta población puntual, reja incluida.

La cosa es que venía un frente de muy mal tiempo para la noche que sólo duraría la noche. Un familiar que no logro identificar, que era masculino, me pide por favor la moto prestada para ir a comprar pan y otras cosas de comer, porque lo negocios cerrarán por la tormenta. De muy mala gana le presto la moto para eso, pues dentro de mí sentía que se lo debía, a pesar de ser medio aprovechado el sujeto. Él resbala con tierra nada más saliendo del terreno y me dice "sorry perrito, mejor voy a pata".
El daño de la moto era crítico pero materialmente sencillo de resolver: un repuesto y ya. Pero a esas horas de la noche no podía hallar donde comprar el repuesto, y tenía que trabajar con la moto a la mañana temprano. Incluso repuesto en mano no podría tenerla a tiempo. Yo estaba muy enojado, y cuando mi viejo, desde la ventana, contempla toda la situación, me pone una cara muy reprobatoria. Me niega su celu pa llamar a la chamba y avisar que quedé sin moto.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estaba en un minicarrete con pocas personas, algo muy piola. Lo extraño es que estaba una mina a la que yo le gustaba hace un tiempo (y nunca pesqué porque estoy ya en una relación. Y que es bastante rica). Yo estaba con sueño y pensaba en ir a acostarme luego, cuando de repente, esta chica saca un caño. Estaba pesimamente hecho y nos dió risa a los que estábamos ahí (risa de simpatía, no de burla). Alguien lo reparó con gran habilidad mientras seguíamos en conversación típica de carrete (tonteras irrelevantes) y le dimos curso. Apagué tele de inmediato. Desperté acostado en una cama de mi casa, pero no la mía. Vestido y sosteniendo en las manos una especie de computador rarísimo, no tenía pantalla, era como una radio con muchos botones en el que se podía escribir opiniones sobre temas determinados. Desperté solo pero tenía la duda tremenda de si había pasado algo con la mina o no y no tenía forma de averiguarlo... así que me comuniqué con un amigo, usando el artefacto que tenía y le dije "weón, qué onda yo anoche? No me acuerdo de nada..." "Después del pito seguimos hablando weas y después te pusiste medio latero hablando de cine, pero un rato nomás y luego todos nos fuimos a acostar" "y... y... la Isabel?" "Hmm, está durmiendo acá arriba, en la pieza de al lado". (Caí en cuenta de que la situación de la noche anterior había sido en mi casa) "y ella y yo... nada, cierto?" "Jajaj, no wn. Igual es rara la mina loco, pero buena onda".
En ese momento vienen a mi recuerdos de que en varias ocasiones había hecho donaciones de esperma a varias minas (de forma muy irregular, así en carretes y por medio de procedimientos no corales ni tampoco tan bizarros como dárselos en una bolsa, sino así como en sachets de bálsamo) y recién en ese momento caigo en cuenta de que puedo ser padre de un montón de guaguas porque nunca tuve la certeza de si alguna mina a las que entregué sachets cagaos de la risa siempre, con la mina de turno, alguna de algún modo lo haya insertado en sí para fecundarse. Me sentí super imbécil, aunque igual me daba gracia y me decía a mi mismo "en qué estabai pensandooo!? Puta q era pendejo, jajaj, maestro. Weón tonto".
Me levanto, camino por el pasillo de mi casa (pero que era más largo) y me encuentro con Isabel bajando la escalera, nos miramos, sonreímos y le digo "vamos a tomar desayuno?", asiente con la cabeza tranquila, lo que me demuestra que no pasó nada de nada y me alivia un montón porque de verdad no quiero nada con ella. (Vida real) Me habría gustado que hubiéramos podido ser amigos, pero ella quería una relación más íntima y yo no soy infiel a mi novia, asi que no había chance de eso. Con el tiempo y la distancia, me celebró ser así porque supe un par de cosas de ella que me aclararon que estaba reloquita.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Fe de la rata
* Procedimientos no coitales
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
4 sueños cortos:
-Mi profe guía de la tesis moría en la anestecia de su procedimiento quirurjico y yo estaba en su casa, completamente blanca. Estaban su mamá y su nana dando la fatal noticia a todos sus alumnos. Yo miraba por la ventana y estaba negro afuera el cielo. Yo me preguntaba "cambiarme de tema o intentar que otro profe me cobije con el que tengo actualmente". Quería conversar con los demás chicos para saber qué harían ellos, pero algo me sustraía de la habitación, a través de la pared.

-Yo estaba viejo y barbón, sucio, frente a mis compañeros de colegio en su estado jóven e infantil.Yo debía integrarme a la clase y presentarme con ellos, pero todos se burlaban de mí mientras lo hacia. "Tan bacán que te hacíai vos, 4g, en la clase, y mírate ahora, aquí de nuevo, jajajaj".
La única salida de la sala era una pared con una ventana que daba a un acantilado costero.

-Usaba calzoncillos sobre los shorts para esconder lo pequeños que los shorts eran, pero los calzoncillos eran semitransparecentes. Mis compañeros de la uni se burlaban de mi aspecto y no tenía a donde arrancarme.

-Una ciudad muy semejante a la ciudad de los desperdicios de alita era el escenario. La ciudad tenia muchas fábricas en las que trabajaban puros flaites y cumas por buenas lucas. Las fabricas hacian armamento y vehiculos de guerra, y esta ciudad en sí estaba en medio de una zona de guerra. Las bombas y armas nucleares que la amenazaban siempre eran neutralizadas a tiempo, pero aún así la gente estaba entregada al día a dia, sabiendo que en cualquier momento serían vaporizados. No les importaba morir si morían con plata para sus seres queridos o con cervezas. Algunos se peleaban a cuchillazos la sombra cada vez que se anunciaba un ataque nuclear, pero otros no le daban importancia. Yo tomaba cerveza a la salida del turno con unos amigos flaites en la escala de la pobla.
Era un permanente atarceder con vista a una lejana costa. Suena la sirena y es neutralizado el ataque nuclear al rato. Sin embargo, en el reflejo de mi botella veo a un soldado que apunta un láser al suelo, en el momento justo que se le acaba el camuflaje invisible. "Vaya, dos ataques a la vez, qué listos", pensaba mientras tomaba mi ultimo trago de cerveza esperando que llegara el misil nuclear totalmente entregado a mi destino con serenidad y sin pena ni arrepentimiento.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Tuve un sueño en el que ocurren dos historias.
Todo comienza con que recibo una invitación junto a mi novia para ir a un evento de egresados de la universidad. Era una especie de cena temática de los años cincuenta, así que había que ir con traje y lo más pintoresco es que el viaje hasta el lugar del evento lo hacíamos en una micro antigua. El viaje era largo a pesar de que no era tanta distancia porque todo era temática 50s incluso los tiempos de viaje y los modales entre todos. En un momento del viaje el camino disminuía dramáticamente su tamaño y había que pasar prácticamente agachado bajo unas rocas (ya no en micro, sino a pie). Con mi novia nos reíamos porque​ encontrábamos exagerada la caracterización, pero participábamos de buena gana. Finalmente llegamos al lugar, que era una construcción palaciega con muchos sirvientes poco diligentes que no atendían mucho a los comensales. En la entrada me encontré con conocidos y me retrasé un poco mientras mi novia se adelantó a entrar, luego entré yo y caí en cuenta de que mi ropa tenía un tono muy parecido al del servicio, no me importó nada aunque por un instante lo lamenté porque quizá alguna otra persona haría la observación. Cuando llego al salón de la cena busco a mi novia, la llamo por su nombre y levanta la mano unos puestos más lejos de donde yo estaba. Me acerco y veo que no tiene ninguna silla vacía cerca. Pienso que pucha, que mala onda ella que no se preocupó pero tampoco me aflige mucho... hasta que veo que a su lado está un compañero de colegio mío que también estudió en la misma universidad que nosotros. El no advierte mi presencia y no me saluda siquiera. Luego pienso que qué importa si es un pobre huevón y mi novia como mucho le responderá apenas lo que el le intente hablar. Me voy a sentar unos puestos alejado y encuentro una silla vacía con gente que no conozco alrededor que a su lado (separandonos) tienen sentada a una compañera también del colegio y que también estudió en la universidad... y que siempre nos gustamos pero nunca tuvimos nada. Me senté, la saludé de reojo y comenzó una escena incómoda, porque las personas que estaban entre los dos empezaron a hacer movimientos como para cambiarse de asientos para que ella y yo quedáramos sentados juntos, pero lo hacían con mucho ruido para que mi novia lo notara. Finalmente lo logran, miro los ojos de Carolina, siguen siendo los mismos y nos ponemos a conversar desinteresadamente. Se baja el telón. Sube de nuevo. Estamos en la sobremesa, ya no está mi novia ni la compañera de colegio. Tomo un café relajadamente echado en la silla y veo que está una compañera de la u cerca, sola. La saludo de lejos y me responde con la mirada, después se acerca, me cuenta que está un poco triste y me​muestra una carpeta. En la portada tenía su nombre y abajo el nombre de un profesor. La hojeo y veo que es una especie de resumen de un perfil, muy sucinto, en el que se detallan gustos, formas de reaccionar, etc. La miro y le digo algo como que qué perturbador, que alguien la espiara tanto y más encima le hiciera un informe y se lo pasara. Ella me mira con los ojos brillantes, a punto de llorar y me dice "no, no es que me espiara... sino que él me creó, yo no existo". Veo pasar cerca al profesor que decía en la carpeta, me paro y voy a hablarle, medio indignado por el experimento que hizo. Antes de que le dijera algo me explica que esto es el futuro. Los bots no sólo existen para suplir necesidades de otros, sino para resistirse a sí mismos, así que es necesario hacerlos complejos y autosuficientes, para que no solo puedan dar respuestas, sino también hacerse interrogantes a sí mismos. Alicia era solo un prototipo incompleto y su desarrollo era más bien básico, por eso le había permitido saber que no era una persona real, para ver si es que eso la hacía ser un ser pensante más complejo. Rió un poco y agregó "pero solo se puso un poco llorona". Quedé impactado. Desperté.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>20
Pero loco, qué chucha. La weá deep.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Soñé que estaba en una fila (como para el banco o algo así), más adelante en la misma fila un viejo, se da vuelta y era Jimmy Page.

La weá buena.

Me acerco, le pido permiso para una selfie, dice que si.

Al rato estábamos en un bar tomando pilsen y comiendo hamburguesas. Viejo ql weno.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>15
Sueño profético. Ocurrió hace poco en la realidad. Aunque no respondí de forma tan soez, sí dí a entender exactamente el mismo punto cuando mi viejo me interrogó exactamente de lo mismo. Supongo que era inevitable.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Terrible corta (pq casi nunca me acuerdo de cada detalle de lo que sueño), pero pasó hace dos años y todavía me acuerdo de esta weá:

Volvía a mi depto, no era mi depto de la realidad, era totalmente distinto, pero por alguna razón sabía que era mi depto. Entro al baño, abro la cortina y tenía a Andreia Brazier y a Michelle Lewin en la bañera. Ni weón me metí también...

CSM, odié haber despertado, pero todavía lo recuerdo y me sube el ánimo su resto.


A todo esto, los pirahã consideran los sueños algo así como vidas paralelas.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Primer sueño:
Por algún motivo estoy afuera de mi casa y tomo un uber, pero que ya traía más gente. Era un chrysler caravan super carreteado, conducía un chino o japonés, de pocas palabras. No entiendo el motivo por el que me subía, ni tampoco el motivo por el cual permanecí en el vehiculo. El viaje duraba dos días, siempre con la misma gente. En cierto momentoyo me quería lavar los dientes porque llevaba mucho tiempo con el hocico cerrado y al intentarlo, el conductor me arroja el cepillo por la ventilla, porque "era de mala educación escupir del vehiculo en movimiento".
El viaje para mí terminó en una ciudad costera, cuyo centro se parecía un poco al de reñaca, pero super flaite y cuma, y peligrosa. Prefiero no quedarme ahí y quiero irme, pero no pasan micros ni coletos ni nada. Tomo la decición de de irme a pie, y camino sin cesar, hasta que paso la noche bajo un puente. Por algún motivo no me angustia tener agua muy limitada.

Segundo sueño:
Agencia de turismo promociona un pack de turismo económico a zonas de catástrofe. Si tu vida es aburrida o si quieres saber lo que es estar en los zapatos de las víctimas pues en tu zona de residencia no pasa nada.
Llego a una fabela japonesa con vista a la bahía y calles de barro, seguro post terremoto y post maremoto. No soy el único, habemos varios que venimos con el paquete turístico. Nuestro destino: un casa de un japonés y su familia, que quedó parcialmente destruida por un terremoto, mucho barro afuera.
Como no todas las casas quedaban en pie, entonces se usaban las pocas casas en pie para dormir por turnos.de 8 a 4 am dormía un grupo degente, luego otro de 4 am a 12 del dia, luego de 12 a 8 y asi. no todos cabíamos en la casa adecuadamente entonces habia que dormir en el suelo, acomodados como tetris humano. Los otros wetas que contrataron el pack y que estaban conmigo en la choza no podían dormir tan incómodos y en vez de usar sus horas de sueño en dormir como tetris, prefirieron ver TV. El ruido de la tv impedía que el dueño de casa y su familia pudieran dormir y estaban muy molestos. Como yo tenía los pies del dueño de casa en mi panza, él destiquitaba toda su furia conmigo cada vez que yo me movía para acomodarme, dándome golpes en el estómago. El pack turistico incluía una caja del tamaño de un ramo de rosas donde habían medicinas, inyecciones contra enfermedades, una bici plegable, ropa de cambio, comida militar y una bombilla filtradora de agua.

Tercer sueño:
Estoy yo en una maestranza de galpón inmenso. El puente de grua no está operativo y hay un modulo de comando de un cohete que debo subir de un lugar a otro. Se me ocurre usar los propulsores del módulo de comando para que éste se eleve a donde requiero. Voy a uno de los pc de la oficina, hago una simulaciones y determino qué potencia debo usar en cada quemador y por cuanto tiempo para que el modulo haga el movimiento que yo deseo.
Programo esos parámetros y todo sale terriblemente mal, el módulo sale volando para cualquier lado, cae cerca de una prensa hidráulica y aplasta el módulo la mitad de esa máquina, quedando ambas cosas destruidas, y además se moría un trabajador. No sabía a donde meterme así que busco cómo lanzarme a la centina de aceite viejo para no ver más la luz del día.

Cuarto sueño:
De alguna forma estoy de vacaciones con un amigo, pero yo siendo hombre, tenía rasgos faciales más finos, era más flaco, lampiño, y estaba vestido de mujer pero sin calzones, con vestido. Ambos éramos pareja y paseábamos por muchos lugares costeros de geografía compleja. En cierto momento del sueño aparece una alarma que indica que ya es hora de que el sissy sea él, porque ya había pasado mi año de sissy. Pero él se veía tan asqueroso como mujer, y yo tan guapo, que decidia seguir yo siendo el sissy. Recuerdo algunos detalles geográficos, como pistas de motos enduro a las afueras de la ciudad, poca vegetación y caminos escarpados. De las sensaciones que puedo recordar, es que me causaba mucho placer ser tan guapo como mujer, me causaba placer que me vieran el pilín "siendo mujer" y era todo muy cómodo. Me dejé de sentir cómodo cuando la vieja quedaba mirando raro al princiipio, pero luego con lujuria. Cuando me tocaba pasar el turno de sissy a mi amigo, me sentía con un alivio tremendo, y seguir yo en el papel a pesar de todo me causó una ansiedad muy grande, porque luego había que visitar lugares que para mí eran familiares, y no quería que me vieran en modo "simón el gran varón".
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estaba paseando por un parque con mi hermano mientras me fumaba un cigarro, entonces unos vagabundos nos enseñan como prender el cigarro para disfrutarlo más. Hacen una hueá gigante (el grosor era como el del palo de una escoba), le doblan una punta del papelillo y lo prenden un rato por ese lado, después con el encendedor prendían la mitad pero no se quemaba sino que hacía como unos hoyos por donde había que fumar (y cuando uno lo hacia el cigarro hacia el mismo ruido que un bong).
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Arranco de un depa del subsidio mientras se agrieta por un terremoto. Arranco a la cancha de la pobla. Afuera llueve. El depa era de ladrillos grises y desnudos. El depa estaba lleno de amigos, polola, papás, hermanos, pero nadie me hacía caso de las grietas anormales ante el sismo. Es más, me ridiculizaban y se burlaban, por lo que decidía irme solito a la cancha a pesar de la lluvia. No alcancé a ver el desenlace de la historia.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>25
Recuerdo que desperté con asco, porque yo soy super hetero para mis weás y me sentí sucio de
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>28
sentirme tan a gusto siendo un sissy boy. Aun lo recuerdo y se me retuercen las tripas.
Y no, tampoco consumo de esa pornografía.

Sorry por el doblepost y eso.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Yo soñé hace un par de noches lo siguiente:

Estaba yo en mi cuarto haciendo lo mismo que hago en este momento: estar frente al computador escribiendo. Luego, miro hacia la ventana y observo un pequeño panal de abejas en un rincón. Cada vez que salía y volvía a la habitación, el panal crecía en tamaño y población, tanto que sentí miedo de entrar. En paralelo, un panal de avispas comenzó a multiplicarse bajo de un peldaño de la escalera que está junto a mi habitación, pero no le dí importancia. Fuí a buscar a un apicultor (experto en abejas) para que las retirara de mi pieza, pero me dice que ya no había nada que hacer, que tenía que asumir su cuidado... y mientras el se retiraba, yo observaba que las abejas poblaban otros rincones de mi habitación.

Luego, el apicultor me citó a su lugar de trabajo y me regaló un cajón para albergar las abejas, y 3 grandes huevos dorados que decía que representaban cada uno a una reina y que las llevara a mi habitación. Instalé el cajón en mi habitación, las abejas la poblaron, formaron colmenas y comenzaron a producir miel en abundancia, tanto que chorreaba y se desparramaba en el piso. Al pensar que hacer con esa miel que se acumulaba, mi hermano, con apariencia de un niño pequeño, mataba las abejas que caminaban por su puerta y luego las echaba a mi habitación. El panal de avispas seguía creciendo, tanto que mi mamá pensó que serían una amenaza para las abejas, por lo que me ordenó matarlas. Yo no las maté, solo las capturé con la aspiradora y las llevé al patio, donde las 0tórtolas, palomas y gorriones se las comían.

La miel que se producía en abundancia, fue envasada y vendida en un local llamado "la luna", donde se tuvo que diversificar el uso para poder deshacerse de la miel que sobraba de la producción. El local siempre estuvo atiborrado de gente, hasta que llegó la vejez a mi, donde aún en pie y con vigor, miré que la competencia era mucha y las ventas bajaron, tanto que el local se vació...fue ahí cuando dije que es momento de reponerse y cambiar de giro comercial. Fin.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Rara vez recuerdo los detalles de los sueños, pero hace un par de día soñé con Aspen Rae y anoche con Scarlett Johansson.. ¿será que ando caliente?
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>30 Te faltó la parte donde sacabas Propóleo y nacía este foro.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>30
Recién vengo a leer esta weá. Por dios, ¿qué clase de sueño es ése?
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
soñé que la búsqueda de un tesoro al interior de la mansión de un rey africano me cambiaba por completo de un ser apacible y benevolo a un tipo maquiavelico, calculador y cínico. Un anciano me hacía caer en esa cuenta al hacerme reflexionar acerca de mis frenéticos pasos de la búsqueda. ahí despertaba
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Soñé que lo siguiente:
Unos hermanos amigos míos, a quienes llamaré nolbert y daget, muy creativos e ingeniosos, me mostraban su más reciente creación luego del piloto de radioprograma que me mostraron hace tiempo atrás: un libro de clases, muy estilo 4° básico, lleno de parodias de lo que realmente llevaría un libro de clases, mezclado a ratos con cosas estilo diario la estrella, también jocoso (noticias jocosas, falsas, y cosas así).
Por algún motivo que yo desconozco , mientras se me partía la guata leyendo esa weá, estaba yo con mis viejos y mi hermano en una zapatería al final de una alameda de puras palmeras al bandejón y platano oriental a las veredas. La ciudad era muy pequeña y por la geografía que presentaba fuera de la alameda, rememoró en mí un poco al caserío de canela baja, camino a combarbalá. Esta alameda y zapatería tenían conectividad pricipalmente por línea férrea con el exterior. Todo esto se hallaba en el nacimiento de la falda de un cerro, en una rinconada de aspecto agrícola, separada del resto de las localidades por el norte por un rio, y por el resto de las orientaciones por infranqueables cerros estilo hijuelas.
A pesar de su pequeño tamaño el lugar conformaba un municipio, cuyo nombre era "La Curba", por una gran curva que precedía a la alameda y que alguien registró con mala ortografía tiempo atrás.

Todo esto estaba en algún espacio ficticio entre la cruz y la calera.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
soñé que una enfermera llamada camila me besaba de forma muy deliciosa mientras me realizaba un examen rutinario en una camilla de hospital. era muy prolongado el momento en que eso ocurría, luego aparecía un tv con un snes conectado y jugabamos hasta que nos aburríamos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
soñé que estaba frente a mi polola.
ella tenía el pelo largo y liso, como le es usual, pero lo tenía entrenzado. dicha trenza caía por el hombro derecho, nacía en el punto medio de la linea imaginaria que se puede trazar entre la oreja y las huesos del cuello. muy maternal, como le es habitual, me decía "venga pa'cá" abriendo sus brazos para que yo fuera hacia ella, con una gran sonrisa en su rostro. ella andaba con un sweater con cuello, y debajo de él adiviné que no traía ni polera ni sostén.yo reposaba en su regazo blando y tibio. ocasionalmente apretaba de forma muy suave uno de sus pezones a través de la lana con los labios, luego hundía mi cara en sus senos, mientras ella me acariciaba el pelo, hasta que me quedaba dormido.

luego de eso soñé que estaba frente a una vitrina, y por ahí pasaban varios recuerdos, como si fueran mercancías: amigas que alguna vez encontré guapas, ex pololas, y gente random de la calle que ha sido notable. me pajeaba con furia consumiendo el ver las mercancias que rotaban como si no hubiera mañana, de pronto me invade una sensación de "me gustaría más que sólo exitarme". como que ese pensamiento me invade y de alguna forma eso convoca a mi polola a la vitrina, con un vestido verde que le queda muy bien. intentaba romper la vitrina para sacarla y hacerle hasta el aseo de la pieza, pero no podía romper el cristal.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
un amigo, barney gomez, por su gordura, rompía el pasador del basculante trasero de la moto, quedando éste unido al chásis sólo por los amortiguadores.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Miré por la ventana y llovía de forma impresionante. Las calles parecían ríos.

Un rato después veo a un perro dormido entre el pasto que está en un sitio eriazo al lado del edificio donde vivo. Cerca del perro hay dos fogatas, que raro que el perro no despierte. Luego me doy cuenta que estaba muerto y que todo hacia el horizonte era un incendio gigante. Ya no había lluvia.

Las llamas consumen la casa que queda cruzando el sitio eriazo. Este, lleno de pasto hasta donde estoy, me doy cuenta que es inevitable que el fuego llegue hasta acá.

Despierto.. faltan 10 minutos para mi horario de entrada al trabajo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
1) salía yo con una amiga a quien llamaré Adepta. Habitualmente salimos irl a comer y tomar algo en la tarde, cada 3 o 4 meses para saber de nosotros. En el sueño todo era como en la realidad con la diferencia que se nos estaba pasando la mano con el trago. De pronto la conversa se torna un poco flirtéica de parte de ella, pero como ella es de usar habitualmente ese tipo de lenguaje, no asumí que esta vez iba en serio ella. En el calor de la conversa ella se me abalanza encima para besarme y yo la detengo, diciendole "alto, piensa, yo estoy feliz con mi polola" y me iba del lugar.

2) en la tv estaba dando una versión "ben hur"-alike de sharas y khumur, y era terriblemente buena, a diferencia de su version irl.

3) yo vivía en un lugar muy frio, con nieve y llega un científico en un trineo con perros a acampar en mi patio. Tenía una carpa para él y tiene otra para sus perros de tiro.
él está en busca de una zona de hielo para medir su derretimiento y decido acompañarlo para conocer más.
El glaciar estaba todo derretido cuando llegamos allá, no quedaba nada de él qué medir. Unas aves migratorias que descanzaban en ese lugar año a año para proseguir, siguieron de largo, pero algunas extenuadas bajaban a descanzar al agua. Para mi sorpresa, no eran capaces de flotar en el agua sino que ésta las atraia hacia ella, las empapaba y les impedía despegar sus alas de la oscura agua, terminaban hundiendose en ella sin poder ver a través del agua más allá de 1 dedo de profundidad.

4) soy un estudiante de secundaria en el extranjero y no manejaba el idioma más q a nivel cavernario. Me querían quitar mi puesto en la fila del almuerzo, pero yo no los dejaba y eso generaba ya enemistad muy profunda. El cocinero era chileno y me daba algo de ánimo para no dejarme pisotear. El platillo eran fideos con una especie de salsa grumosa con carne, pero cocinado a la plancha. La espera era mucha y el hambre ya nos tenia de mal humor.
Recuerdo de pronto que mi maleta era pura basura porque no la hice yo sino que alguien más, debido a la urgencia con que salió este viaje.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Soy un insecto de klendathu asediando una base de colonos mormones que además de tener un muro impenetrable, lo tienen coronado con torretas automáticas que nos diezman.

Mi misión eran lanzar bichos sucidias que explotaban como huetzis pero voladores. O sea, yo era una especie de catapulta bicharraca.
Luego de numerosas bajas infructuosas para penetrar la muralla, logro notar que el muro, entre todas sus partes, tenía un agujero muy pequeño por el que cabía sólo el tubo de un lapiz bic. con mucha pericia introduzco un apéndice adecuado de mi cuerpo a ese agujero y al fondo se hallaba un botón.
Al presionarlo, las torretas se desactivaron y eso nos permitía usar los cadáveres de nuestros caidos como ramplas para subir al muro.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
1) partuza en la pensión donde vivo con mi polola y mis compañeros de trabajo, POR MOTIVOS. cero initimidad, 1 ambiente, drogos a cagar los tipejos. mi polola se anima con la partuza pero a mi me causa reverendo rechazo. pero accedo a participar para marcar presencia. el cometido es simple: mi polola se colocaba encima de una mesa y todos debíamos lamerla por completo, todo lo lamible (senos, panza, axilas, vagina, cuello, etc). a la hora del "bang", opto por virarme del lugar, ya asqueado de todo. afuera atardecía con un sol muy muy naranjo en el horizonte.


2)nuevamente una pensión. vivía yo con mi polola y con una tipa extra. por algún motivo realmente importante, mi polola cortaba la relación conmigo(yo muy triste), y yo debia iniciar relación con esta chica extra. luego de eso el deber indicaba que debíamos viajar juntos a puchuncaví. realmente no tenía ni un deseo de realizar dichos actos. el lugar donde se ubicaba esta pensión era como una versión ciberpunk de una conurbación no plana, muy contaminada. debía entonces realizar una travesía de algunos dias consultando por donde pasaría el bus, sus precios y horarios. sin embargo, fuera de la ciudad habia yermo nuclear, estilo mad max. ya imaginarán la aventura que se vivió de puro recorrer el lugar hasta llegar al terminal en sí, desde lidiar con asaltantes del camino a mecánicos que intentaban timarte y por supuesto la fauna. al llegar a la ciudad que contenía el terminal, me recibe un patio de máquinas con algunos mecánicos allí. al fondo, una taberna. entro a consultar por los precios, horarios, tarifas y recorridos. luego de realizar unos trámites en el lugar obtengo los pasajes y emprendo el viaje de vuelta, pero una ciudad a medio camino me "atrapa".

tenía un rascacielos, taipei101 "local", que sobresalía de la capa de smog que incluso impedía ver los cerros del fondo. todo el sueño transcurría en ocaso eterno, pero sin sol, un atardecer eterno. dentro del taipei me persiguen unos pokemons hasta la cima, donde hay piscinas, pero logro arrancar. todos eran poligons.

luego de la peripecia, logro llegar a la pensión. el comportamiento de la chica extra era desagradable, histérico, una chica inutil que esperaba que todo lo hiciera yo, desde las maletas hasta el desayuno. con iniciativa, pero para mandar a hacer las cosas, yo no parecía a su juicio más que un perkin conveniente. emprendimos rumbo al paradero (cruzando la ciudad)y justo cuando el bus va a cerrar las puertas, me bajo, dejándola arriba sin que se diera cuenta que me bajé. parecía importarle más el equipaje. dentro de mí había una sensación que me decía que era importante ese deber que debía cumplir, pero en realidad quería puro pasármelo por la raja y volver a los brazos de mi polola. peripecias después, lo conseguía.

llegaba yo a la pensión, me colaba por sus sábanas, y nacía chocapic. mi querer para con ella en ese momento era frenético y vigoroso. la extrañaba y ella a mí, nos correspondíamos en nuestros sentimientos. a pesar de eso, algo me hacía sentir que su abandono era realmente por algo muy importante, entonces me daba una angustia, una sensacion de haber obrado mal a sabiendas. sus relajantes y suaves pechos no fueron el relajante universal de siempre; no lograba hallar en ellos tranquilidad y descanzo, alivio de la angustia. No lograba comprender la importancia de que las cosas debiesen ser como estaban indicadas. me mataba no entender y no haber hecho caso a esas cosas de aspecto tan imperioso. no las recuerdo realmente.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Vivía yo en algún país, en alguna ciudad grande que no era la capital. Dicha ciudad era geográficamente un agujero estilo santiago, pero sólo geográficamente. Tenía muchos edificios altos los cuales eran muy amplios, no existía hacinamiento ni los depas cajetillas y habían amplios espacios entre ellos. Los pasillos y la dispocision de los espacios comunes me daban cierta remembranza de una universidad. Dentro de los edificios existían espacios comunes y hasta plazas con negocios muy variados. Eran literalmente "barrios indoor", pero bonitos. Todo estaba exquisitamente dispuesto de dal forma que la luz natural bañaba los espacios desde el alba al ocaso y por esta razón a ratos se olvidaba uno que estaba encerrado. Hasta el fresco aire lograba abrirse paso de forma no violenta dentro de los pasillos y esto contribuía a la calidad de vida. Había quienes tenían sus trabajos dentro de los edificios y al disponer de servicios de bancarios, peluquerías, abarrotes, colegios y hasta ferias libres algunos días, bien podría hacerse una vida adentro.

Fuera de los edificios existían calles para los vehiculos y algunos negocios grandes que no cabían en estos edificios anteriormente descritos, como super mercados o talleres de mecánica. no habían tantas calles, pues se usaban mucho las ciclovías y el metro, muchos incluso caminaban a su trabajo por las muchas veredas existentes (más abundantes que las calles) volviendo factible que las caminatas se volvieran parte de la vida de las personas.
El espacio entre los edificios era una especie de jungla de vegetación, árboles, matorrales, pasturas. Eran un intento de volver a restaurar la naturaleza que había antes de que se arrasara con todo. Había fauna pero no era muy abundante en fieras cuadrupedas, destacaban más los insectos, las aves, roedores y pequeños reptiles.
Es en esta jungla donde estaban inmersas las calles, veredas, civlovías y los mismos edificios y negocios grandes, intentando no ser tan invasivo, integrándose como invitados a ese ambiente y no al revés.
Cruzando estos espacios cuasinaturales se hallaban una serie de huellas peatonales y otras tantas de bicicleta sin asfaltar, pero señalizadas, emulando en cierta forma parques metropolitanos en ciertas zonas y zonas de hikking más "offroad" más "real" en otras.

Debajo de toda esta "naturaleza intentándolo" se hallaba muy desapercibido el metro, con estaciones ubicadas convenientemente en algunos edificios habitacionales como los descritos y en ocasiones en grandes zonas de interés como centros comerciales o casas de estudios. Es columna vertebral del transporte de la ciudad, haciendo que los autos y hasta los microbuses entren en algo de deshuso.

En resumen, era una especie de ciudad de baja densidad poblacional que creció armoniosamente de entre la vegetacion o al menos eso parecía.

El respeto que existía de la normativa y del uso de los espacios comunes era una práctica cívica cuyo olvido era castigado socialmente con una especie de estigma temporal.

En este espacio se desarrollaba el sueño.

Era de noche, la gente celebraba el solsticio de verano. El aire tibio del ocaso invitaba a celebrar con refrescantes tragos y baile. el atardecer teñía de colores anaranjados a morados el cielo con un sol ya oculto parcialmente detras de las montañas que daban límite al valle. Comenzaban a encenderse las luces y conforme pasa el tiempo sólo los edificios iluminados dominan la vista, mientras los bosques oscurecidos son sólo penumbras donde descanzan los animales. De entre ellos surje a veces un haz de luz, delatando la presencia de algún vehiculo. Los bordes de los cerros sólo se delatan al contemplar el cielo nocturno y evidenciar su interrupcion cerca del horizonte. Desde mi balcón contemplo todo este espectáculo que significa, quizás por primera vez, no estar cagándola como especie.

Un estruendo infernal nos recorre de valle a valle. El cerro que nos separaba del otro valle, al oriente, que se supone era un volcán apagado, entró en erupción. Por fortuna su magma iba en dirección al otro valle, sin embargo, su pluma que se elevaba ya a algunos km de altura en el cielo comenzó a cubrirnos de cenizas lentamente. A pesar de la oscuridad, la luminisencia del magma nos mostraba el peligro que corríamos.
De pronto, temblor, temblor, terremoto. Los edifcios aguantan bien aunque el pánico cobra sus víctimas. Algunas zonas comerciales antiguas colapsan y matan a algunas personas, entre ellas, algunos seres queridos.

9500 días de smog después de eso.
Puta bida.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
1)Estaba yo vitrineando en una moto (sí, sentado en la moto, motor andando, en la sala de ventas de un retail), siendo yo bien machito, en la sección de ropa de mujer. Para sumarle más inverosimilitud al sueño, esto estaba en un tercer piso de una especie de edificio bastante más amplio que un mero edificio habitacional. Este edificio tenía 3 pisos, unidos por escaleras: primero piso, supermercado estilo ekono, bien piante, calidad barriobajero, segundo piso, una especie de disco, tercer piso, retail de ropa femenina. Sucede que encuentro lo que busco y me retiro del lugar usando las escaleras en moto, hasta llegar a la calle. sucede que este edificio está ubicado a orilla de calle, calle a orilla de playa, barrio peligroso.
en eso comienza un temblor fuerte que me hace caer de la moto. por precausión subo unas escalas por si se subía el mal, pero no alcanzó a ocurrir. volví donde mi moto, pero se habia transformado en una bici media vieja y a mal traer, debido a la caida. muy enojado, la monté de todas formas porque debía ir a comprar unas cosas al super mercado del primer piso. encadeno la bici y al ingresar al local, se materializa sobre mi el uniforme de empaque. ir a rascar propinas para poder comprar lo que necesito. al buscar un casillero para dejar mis cosas, noto que muchos casilleros tienen candados que no son del local, sino de "gente", deduzco que usaban los casilleros del super como custodia para compraventa de estupefacientes, así que evito acercarme a esa zona con miedo mortal. logro hallar un casillero donde a penas caben mis cosas, pero justo aparece mi polola y su mamá.
como el lugar se calentaba como el demonio con el sol,querían aprovechar mi casillero para dejar ahí al calor una preparación medicinal que estaban haciendo en unas alusas, la cual consistía en pulpa y jugo de frutos cítricos, rayadura de jengibre y otras cosas que no recuerdo. cuando finalmente terminan, alusan muy bien todo y lo meten a la fuerza con mi mochila al casillero. Cuando cierro el casillero para ir a propinear, despierto.

2) para llegar desde el centro de la ciudad a un hospital en lo alto de los cerros, existían 3 formas: tomar ascensor, siempre saturados, tomar microbus y mamarse las mil vueltas que se daba o una forma más amigable, caminar o pedalear por una huella en la pastura del cerro para llegar. Como caminata era algo larga y media peligrosa si se hacia oscuro, optaba yo, que debía recurrir regularmente al hospital a buscar remedios o a hacer trámites, por subirla en bici, así mataba varios pájaros de un tiro (algo de actividad física desestress, usaba menos tiempo que si fuera en micro, etc). Yo la hacía regularmente, y si bien al inicio era peludo, luego me adaptaba. Mi trabajo de copero en un restoran ocupaba el resto de mi tiempo, aunque no era una pega full ni part time, sino justo entremedio, 30 hrs.
El camino en sí tenía como cánceres 3 factores principales que son muy típicos. Para llegar a la naturaleza y salir de ella sí o sí había que pasar por tomas de terrenos, barrios algo complejos despues del ocaso. Había algo de basura humana y material en sus costados en ocasiones. Se anegaba cuando llovía y como en invierno no le llegaba mucho sol, la huella disponía de muchos matorrales de moras y otras plantas típicas de alta humedad.
Con el paso del tiempo comenzó a usarse como pista de DH ligero, pero como se realizaba los fines de semana, no me afectaba en nada, pues yo trabajaba full fin de semana en el sueño.

Excepto una vez. Sucedió que el finde me llamaron urgente del hospital y habia un documento que sí o sí tenía que ir a retirar altiro porque motivos. usando mi hora de almuerzo me disponía a ir raudo en 2 ruedas al hospital y volver. Era sábado, y al acercarme a mi subida, noto que estaba ocupada con gente compitiendo a quien baja más rápido. Como estaba tremendamente urgido, me dispongo a subir de todas formas, no tengo tiempo que perder. Afortunadamente la huella era ancha y la gente podía descender sin preocuparse por mí. Logro llegar al hospital a tiempo y a realizar todo lo que tenia planeado.

Lavando platos de vuelta en el restoran un par de semanas después, llega de pronto un camarógrafo y un reportero, invaden la cocina y son muy molestos, típicas cosas de matinal. Me abordan, pero no dejo de lavar los platos.
"Queremos conocer al personaje que inspiró a mucha gente a realizar deporte, queremos conocer a este ser humano que dio todo de sí para llegar a la cresta. Por favor coméntenos". Yo sin entender nada, el reportero me explica que alguien me capturó en video, subiendo el circuito en vez de bajarlo, en esa ocasión que se hizo la competencia antes mencionada. Me explica luego que aquel acto inspiró a que unos organizadores de eventos realizaran una carrera en ese circuito, subiéndolo en lugar de bajarlo. Y que tan solo en un par de semanas el lugar se volvió muy famoso para salidas sabatinas y domingueras. "ahora entiendo porqué estaba tan cochina la weá", pensé. "Gracias a su inspirador acto, hasta se desestigmatizó la toma a los pies del camino, ahora hasta hay kioskos que aprovisionan a los pedaleros. por favor, cuéntenos qué le motivó a ud a realizar aquella azaña, y con tal ímpetud en esa ocasión".

"Estaba apurado haciendo trámites" fue todo lo que contesté, pues tomarle atención a sus explicaciones me distrajo de mis deberes y se quebraron unos platos, ahí despertaba.

3) estaba en un conventillo muy típico de cerro placeres, de estas casonas antiguas que ahora son pensiones o negocios. el negocio en este caso era cibercafé. todos ahí estabamos usando propoleo como web malula para compartir cosas malotas. así muy rata la cosa. de pronto, se activa en propoleo la opción de postear con imagenes, y queda la media escoba en el lugar. gritadera de cabros chicos, la señora que atendía el ciber trataba de calmarlos, no había caso, estaban en éxtasis, todos tuvimos orgasmos hasta que la página moría, no de exceso de tráfico, sino de cáncer.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
soñé que pegaba unas cosas con la gotita en unos blocks brigidos, me caía algo de pegamento en las palmas de las manos, pero dolía, me empieza a comer la carne, dejando un rastro blanco en mi piel. ni con agua paraba.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
recuerdo difusamente haber estado en una especie de cancha improvisada, redonda. la cancha era una especie de meseta miniautura entre los cerros costeros. dispuestos en ángulos de 120º en torno a la circunferencia que demarcaba esta cancha habían torres de alta tensión. por mi derecha (o izq, no recuerdo bien) podía ver el mar y el acantilado que me llevaba a él. al frente mío estaba , en el otro extremo de la cancha, una ex polola que tuve hace tiempo, pero dándome la espalda. sólo se veía un largo pelo crespo castaño oscuro que le llegaba a los omóplatos, vestía abrigo negro ajustado y pantalones negros ajustados con zapatos negros sin taco.a mi mano opuesta a la del acantilado, tenia una pequeña loma, cubierta de vegetación costera de clima mediterráneo con estación seca prolongada. esta vegetación crecía incluso dentro de la cancha. el mar muy calmo servía de piso a un cielo de ocaso muy anaranjado más cerca del horizonte y más oscuro, casi morado, en el extremo opuesto del cielo, pero el sol no se veía por ninguna parte que justificara la intensidad del naranjo presente en el cielo.

sólo estabamos los dos parados ahí. se materializa una puerta del metro, la puerta se abre en frente de ella. al otro lado de la puerta se ve un andén lleno de gente. ella cruza la puerta y sigue su camino. la puerta se cierra y se esfuma, quedando espacio vacío donde estuvo, dejando libre el horizonte para observarlo. al cruzar ella la puerta e irse la ligera y extraña angustia que me invadía desaparece y es reemplazado por una ansiedad inexplicable.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
1. Me encuentro asomado en un barranco desde el cual soy capaz de observar como se extiende una inmensa llanura verde, jovial, airosamente atravesada por un raudal serpentesco. El sol brilla de manera intensa en el cielo. La sensación del aire entrando a mis pulmones me embriaga. Estoy atónito y maravillado por la hermosura del paisaje que se abre ante mis ojos. Alzo la vista, y de la muchedumbre de nubes espesísimas que flotan con ligereza en lo alto, desciende un gran dragón que se asemeja a los dragones del folckore chino. No se posa sobre el pasto. Se detiene frente a mí. Su cuerpo abarca toda la extensión del lugar en el que me encuentro. Su mirada me escudriña, me engulle, me adormece. No me invade el temor sino que más bien aflora en mí una especie de lánguida y galopante tristeza. De pronto, sin entender lo que sucede, sus cenagosas escamas se tornan de un tono grisaceó que progresivamente consumen su cuerpo, petrificándolo. Cuando esta totalmente convertido en una estatua suspendida en la brisa, acaba por desachacerse en una vasta polvareda que cubre el sitio a los pies del acantilado. Después de eso, despierto.

2. Estoy huyendo de no sé qué en mitad de un bosque. Está oscuro. No hay estrellas. La altura de los árboles bloquea la poca luz de la luna, mientras, sigo adentrándome en ese laberinto de árboles hasta que me topo con una casona circundada de espesos pinos. Decido entrar, y ocuparla de albergue durante la noche. Hay pinturas adornando cada pared, revueltas en los muebles, acumuladas en el suelo como los cuadros sobre la galería del archiduque Leopoldo Guillermo que pintó David Teniers. Velas están ilumnando la habitación, y a lo lejos, junto a un tenue fuego proveniente de una chimenea, hay un hombre de edad avanzada sentado en un sillón mugroso y gastado. Me acerco a él, sin embargo, antes de poder mirarlo a la cara, el vidrio en las ventanas estalla, las puertas se abren con estrépito, y la luz de las velas se apaga. Todo está oscuro, y siento como múltiples manos van invadiendo mi cuerpo con afanosa desesperación y soy presa de una feroz sensación de terror. Allí termina el sueño o la pesadilla para ser más justos.

3. El último. La luz entra por la ventana de la casa. Salgo al jardín y está aquella cosplayer australiana que me hace maldecir el puto azar que me hizo nacer aquí. Me llama, y nos recostamos a la sombra de un árbol. Está con un vestidito kawai, y poso mi cabeza en sus piernas. Me hace cosquillas en el pelo. La miro. Estoy feliz, y comemos unos pasteles que hizo. Eso es todo, luego, desperté esa mañana irritado por soñar esa weá. Pero ha sido uno de los sueños más lindos que eh tenido.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Una mujer muy voluptosa pero no flaca, y tampoco gorda, sino de figura cuasidelgada pero blanda y parádogicamente firme, vestida de blanco, piel muy blanca, como la harina, pelo muy largo y liso, negro, pestañas abundantes y sin color en su rostro, con chasquilla recta y patillas largas y lisas, distinguibles del resto del pelo, con un collar morado. Viste un chaleco blanco cuello de tortuga sin mangas y una falda larga pero ajustada también larga.

Sentada en frente de mi, en un restoran, pero en la mesa de en frente.Mi mira sólo unos instantes y luego me desvía la mirada avergonzada. Sabiendo ella que yo aún la seguía mirando, levanta su chaleco tan sólo un poco: su ombligo es una vagina totalmente depilada, comienza a masturbarse colocando su cartera sobre sus muslos. Movía el torso para frotarse contra los convenientes bordes de la carte. Luego se levantó su chaleco un poco más con la mano izq y dejó al descubierto su pezón izquierdo, el cual también era una jugosa vagina palpitante y sin ni un solo pelo. Con su mano derecha comenzó a amasar su otra pechuga sobre la ropa mientras de las tres vaginas brotaba un olor a sexo y una humedad que me invitaba hipnótica, irresistible , a abalanzarme sobre esa blandura paradogicamente firme y sin caidas de esa extraña mujer de aspecto fantasmal, aunque mi instinto de supervivencia me indicaba que algo no habia bien ahí; lo ignoraba. La gente del resto del restoran empezó a horrorizarse ante esta mujer y procedió a abandonar el lugar entre gritos e histerismo, quedando sólo nosotros dos dentro.

Mientras me acerco a ella lentamente, sabiendo ella que yo la miraba extasiado sin que ella mi mirara a mí, siempre desviando la vista avergonzada pero calientísima, tuve una especie de flashback:
Contemplaba costas llenas de basura y contaminación, igual los valles llermos y plomizos de hollín, estériles, desiertos, llenos de basura, el agua era negra y el olor a grasa grafitada era profundo. La arena tenia vidrio y tornillos, el agua tenia aceite. La vista aérea que tuve era aún más espeluznante. Era el fin. El fin de la vida como la conocemos, y la causa de todo era justificar que a uno le gustara masturbarse viendo dibujos japoneses.

Me detuve frente a ella. Sentía en mis entrañas un profundo deseo de penetrarla, sentía en mi corazón un profundo deseo de ser arrumacado por ella en su blandura infinita y su voluptuosidad tan bien proporcionada, necesitaba con desesperación mamar de sus vaginas de los pechos mientras hundía mi cara en la blandez de los mismos, necesitaba su pelo negro haciendome cosquillas en la frente y sus profundos ojos negros inexpresivos mirándome a través de esas pestañas infinitas, mientras me sostenía la cabeza con una mano y me masturbaba con la otra, mis manos se hacían agua por amasar su cintura y sus caderas. Todo eso necesitaba y deseaba con ímpetud más allá de mi racionalidad.
Cuando mi cara estuvo a un palmo de distancia de sus senos ella tomó mi cara y me miró fijamente y una ligera expresión de ternura se dibujó en sus rostro inexpresivo antes. En ese mismo momento su rostro mutó a una especie de venom pero con colores negativos. Sus fantasmagóricos dientes estaban muy cerca de mí, su lengua con sabor a aceite de motor usado se paseó por mi cara. Sus manos ya no me sostenían. Mi corazón se detuvo del miedo, quería escapar pero mi cuerpo en lugar de huir se dejó caer en la hipnosis de ese cuerpo jadeante de deseo. Era yo su bebé caliente, ya no habia racionalidad en mí.

Afuera acordonaban el restoran.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Sueño en varias partes, tienen en común transcurrir en la india, y a diferencia de los sueños anteriores, el cielo no tiene el tinte naranjo/morado en todas direcciones como en eterno atardecer sino que está completamente negro, noche sin entrellas durante toda la ocurrecia.

Primera parte:
Estaba yo en la casa de un alto ejecutivo de una empresa importante. Estaba en la india, él era indi. Ambos hablábamos en inglés aunque el mio era medio penca. Estabamos intentando cerrar un negocio y a él le hacía perder un poco la paciencia que yo no supiera el idioma común con más fluidez. La verdad era que yo no era nadie ni siquiera empresario. Debido al mal inglés fui recibido como un empresario en su casa cuando en realidad buscaba refugio de la lluvia, era un turista en la india y no estaba preparado para esa lluvia. Lentamente fui entendiendo que no fui recibido sino como empresario y me trataban como a alguien importante. Seguí el juego sólo para hallar refugio, pero luego lo seguí en el ánimo de obtener algún estímulo económico inmediato y directo, obviamente por artimañas y mentiras.
Sin embargo, yo "tenía un intérprete", el mayordomo de la casa, aunque entendía el gran malentendido, optó por ayudarme en seguir el juego, a sabiendas incluso que quería obtener algo a cambio de nada. Seguro él esperaba que le cayera algo. Había algo que me generaba una intranquilidad tremenda: él y el dueño de casa ocasionalmente intercambiaban palabras en indi mientras me miraban.
De pronto, necesito con urgencia algo de mi casa, al otro lado del planeta. Me dirijo al closet de la casa, a vista del dueño de casa, y para la sorpresa de nadie, de nadie de los ahí presentes, al abrir esa puerta, estaba al otro lado el living de mi casa. Era de día allí, con sol radiante. Justo estaban mirando tele y aunque no se pararon de sus asientos, sí extendieron sus manos como para invitarme a quedar. Con mucha angustia recojí lo que necesitaba y me devolví por donde entré. Volví a abrir la puerta y el closet ya era nuevamente sólo un closet.


segundo sueño:
por algún motivo, yo estaba en una casona grande, de aspecto chino imperial, en ruinas. Sentía sensaciones algo indescriptibles, pero era como si hubiese mucha molestia intensa sin causa aparente, molestia física y mental, intensa. Aquella se subsanaba sólo cuando ponía el cuerpo en cierta posición. era como jugar al congelao: intentaba avanzar un poco para salir, congelao, alivio, descongelao y caminaba un poco, congelao, y así. Todo estaba oscuro, pero fue de esa enorme incomodidad momentanea, no sentía más inquietudes ni dudas de muchas cosas. (No es primera vez que sueño esto, aunque es primera vez que puedo recordar algo más allá de las sensaciones).


tercer sueño
mi polola está vestida con una falda hasta la rodilla y una polera de cuello de tortuga sin mangas y bien ajustada, sin sujetador. su pelo liso, negro y largo está tomado en una cola de caballo que no nace en la corona de su cráneo sino en su nuca, a un costado del cuello, como quien se toma el pelo de lado, pero más abajo. dos mechones sueltos caían por los costados de su frente. me miraba muy alegre y sonrriente, directo a mis ojos. yo entro de improviso a su habitación y ella me enfrenta en esa facha, con esa carita tan linda, sin sorpresa alguna, como si me estuviera esperando.
estábamos preparando un viaje juntos. al verla yo, me descontrolo en mi líbido. necesito sumergirme con urgencia en su blandura y su suavidad, me es imperioso abrazarla y arrepoyarme en lo blandito de su cuerpo, en su tibiedad, y caer víctima de la hipnosis de sus caricias. la empujo sobre la cama y me abalanzo sobre ella, intentando sumergirme en ella como su fuese una piscina, naturalmente sin éxito. su aspecto tan cálido me hacía sentir invadido de unas animales ganas de descanzar en ella, como un bebé. necesito abrazarla, sentir su blandura con mis manos, con mi cara, hasta con mis piernas rodearle y apretarla, no dejarla escapar de mí. afuera la noche era oscura y el equipaje, casi por arte de magia, se hacía solo mientras nos dábamos cariño. de alguna forma mi descontrol la estimuló y ambos terminábamos en una hermosa sesión de sexo cariñoso. como en cuento de disney, mientras nos quedabamos dormidos abrazados, las maletas se seguían haciendo solas.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>49
cuarto sueño:
sucede que tomamos las maletas luego de despertar y nos teletransportamos a la india. al salir del teletransporta-puerto, tomamos unos microbuses que nos acercaron a una ciudad atestada de gente, pero no de las principales del país. por así decirlo sería una metropoli de alguna provincia perdida por ahí. todo muy urbanizado, este lugar era una escala para seguir a otro al día siguiente.
el cielo oscuro se cernía sobre nosotros abrasádonos con el húmedo y tibio aire tropical. cada uno lleva sus propias maletas y pasamos por diversos lugares antes de llegar a nuestro hotel de tres estrellas: cosas de comer, sacar plata del cajero, darle monedas a un artista callejero, pasar a comprar a un mercado algunas cosas de comer para el viaje, etc.
el hotel era sombrío y algo sucio, pero no me importaba, al menos al principio. sucede que al despertar, vamos a comprar otras cosas que necesitamos para el viaje antes de continuar con el rumbo. a pesar de todo, seguía oscuro afuera, pero ahora hacia viento y el aire era algo más frio. para ahorrar tiempo nos separamos para lograr el cometido de la lista que debemos comprar. quedamos de esperar al otro en la casa para aprovechar de que el que llegara primero hiciera algo de maletas (la magia de las maletas funciuonaba sólo en casa). imagino que ella llegará primero porque yo soy algo más lento para esas cosas y pues resulta que al yo ir llegando al hotel, ella viene saliendo con muchas maletas, más de las que son de ella, pero aún sin todas las maletas. "van a sellar la zona urbana, tenís que salir luego, dejé unas maletas listas en la pieza, te espero en el hospital, ahí están dando la autorización para abandonar la zona de cuarentena antes del sellado, después del sellado ni ellos te harán salir, así que apúrate". Subo, me pierdo un poco, tengo las maletas en mano, voy corriendo al hospital porque los tuctuc ya no llevan a nadie y sucede lo que no tenía que pasar: por la P quedo dentro del sellado.
Dentro del hospital veo algunos casos de una enfermedad misteriosa, parecida a la rabia, que era lo que se tenia que sellar. El personal que luchaba contra un rabioso enfermo que pataleaba con furia estaba provisto de trajes ínfugos con tubos de aire en la espalda, como si se tratase de un asunto de pelicula. Policías y demases se retiraron del hospital para reforzar el cordón perimetral de la zona urbana, abandonando por completo el hospital y sus pacientes a su suerte. Por video llamada mi polola contemplaba mi desesperación, ella sin llorar me llamaba a mantener la calma y a pensar friamente las cosas. me daba indicaciones de no intentar pasar el perimetro porque estaban tirando a matar. me indicó que quizás será bueno simplemente esconderse hasta que todo pase. reviso las maletas: sólo 2 botellas de agua limpia, 1 litro cada una.

dentro del hospital había un manicomio improvisado. dentro de una de sus celdas habia una persona, extiene su mano por los barrotes al oirme pasar. me dice que en el subsuelo aún quedan personas pero que no sabe nada de ellas. decido creerle al loco: el agua no me haría durar más de una semana y las noticias del exterior indicaban que al menos eso estaría cerrado un par de meses "hasta que cada cuadra fuera purificada", si no huía, me quemaría con el resto de la ciudad a fin de cuentas, si es que no moría primero.

Militares y gente ínfuga se oyen en el subsuelo de acceso restringido luchando con algunos enfermos. sonidos de fusil. una pila de cadáveres quemándose y el humo convenientemente extraido por las campanas de las cocinerías del subsuelo. me cuelo por un ducto de ventilación. aparezco en una bodega de cocina, sin ser notado por nadie. al irse la gente de allí, dejan toda la zona sellada con cadenas. no se oye nadie luchando, sólo se huele carne quemada. aún con mis maletas, saco un poco de colonia, unos calcetines y con una pata de silla, armo una antorcha, la cual prendo con un encendedor. Ya no tengo señal de celular, las capas de subsuelo sobre mí impiden que llegue cualquier señal del exterior. exploro un poco el subsuelo al no poder volver por donde había entrado, esperanzado en hallar alguna salida, algún punto debil que se hallan olvidado de sellar. en esa busqueda llego a una habitacion de la cocina en donde habian focos halógenos, palas, picotas y lo que parecía una caverna que se extendía fuera de los límites de la estructura del hospital. sin más que aquella caverna como espacio sin explorar, me adentro en ella con la esperanza de hallar una salida de aquel lugar.

la claustrofobia se acrecenta en mí. siento que camino a mi muerte pero también siento que no tengo más cartas que jugarme en ese momento. sigo adelante en mi exploracion de la caverna. muy lentamente se va achicando al punto que en algunas zonas ya debo ir agibado. justo en ese momento, el tunel se convierte en una galería, una cúpula de la que no podía ver mucho techo a causa de la debil luz de la antorcha. un altar y una cruz de fondo daban a entender que ese era un lugar de liturgia católica. Sin embargo, de ahí nacián muchos más caminos, sin ningun tipo de indicación o señal de a donde llevaban. el aire se siente escaso al respirar, la luz de la antorcha se va extinguiendo de forma muy muy lenta, pero irrevocable. el olor a muerte y a ropa enmohecida se hizo presente. parecía provenir viento de algunos túneles que avivaron la antorcha. pensaba yo que quizás esos vientos indicaban posible salida, pero el olor que acompañaba a dicho aire me hacía temer de lo que me aguardaba en la oscuridad.

me sentaba en el piso a evaluar angustiado mis opciones.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>50
en el momento en que mi polola me encuentra con las maletas y me da las instrucciones de arrancar lo antes posible, se inicia una lluvia torrencial, que parecía guardar íntima relación con la enfermedad, además de anegar los caminos y las estructuras.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
En sueños, yo andaba en bici en oscuridad total y solo percibía el sonido de las bocinas de muchos autos, camiones, etc.

A lo lejos, se observa una luz que, en la medida que yo avanzaba, se hacía más fuerte. Luego de pasar por el resplandor de esa luz, como si saliera de un túnel, me encuentro andando en bici con dificultad, pero me sentía cada vez mejor al alejarme de ese lugar, tenía menos dificultad para desplazarme y más energía para pedalear.

Otro sueño con bicicletas: me encontraba en una competencia de MTB. Yo subía el cerro, enfrentaba bien todos los obstáculos hasta que me encontré con una pared. Me detuve porque pensé que chocaría con ella, además de observar como los que venían detrás de mí superaban ese obstáculo.

Lo que ví fue insólito: las bicis de los otros competidores trepaban la muralla en 90°, como si tuvieran pegamento en las ruedas... Recuerdo que estuve mirando durante horas como superar el obstáculos hasta que decidí pasar por el costado... Pensé que eso era mejor que intentar hacer algo que en mi razón parecía imposible.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Otro sueño con bicis, que me enfurece y me hace reír a la vez: voy andando en bici por la vereda, mirando hacia el piso. Observó que hay una tapa de alcantarilla abierta, paso por ella y me saco la chucha hahahaha... La sensación de caída me despierta asustado, luego me enojo y después cagao de la risa... Sueño qliao.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Ayer soñé con una compañera de la u. Terminaba en su cama, pero no era nada sexual. Conversábamos cosas aleatorias. En un momento entró el papá y me saludó.

Al final me fui en Uber.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Un gusano gigante con la capacidad de proyectar su boca y estómago telescópicamente arrasaba una ciudad consumiendo a sus habitantes prestamente. mientras más gente consumía, más grande se hacía y más fuerte, para forzar las puertas, por ejemplo.

yo era parte de un grupo de sobrevivientes que huían "piolamente" sin hacer mucho alboroto.

Con el pasar de los meses ya este gusano era del porte de un camión con acoplado y tenía diversos apéndices para sujetar cosas, y había aprendido trucos para engañar a la gente, como tocar la puerta "en seña" para que los de adentro creyeran que era una persona y no el gusano. una vez abierta la puerta, su fuerza y rapidez no tenían comparacion, era imposible escapar de él o zafarse. Inicialmente no era tan brígi3 pero su fase inicial la hizo alimentándose de vagabundos y perros callejeros, eso le dio la fuerza para que ya no hubiese lucha y le fuera sencillo irrumpir moradas por las ventanas y luego puertas. Luego, con más crecimiento, sus apéndices bucales ya tenían la utilidad de una trompa para llevar cosas a su boca y podía proyectar este util y prencil sistema digestivo a la altura de un edificio de 5 o 6 pisos para irrumpir por las ventanas de las viviendas. el gusano era café oscuro mientras que los apendices y buches proyectados eran café claro. todo esto lo fui contemplando mientras sobrevivía muy oculto con el grupo de gente con el que estaba.

en una ocasión el gusano nos venía persiguiendo y subimos a un quinto piso de un edificio en ruiinas con portones metalicos en vez de puertas de las habitaciones, y con las ventanas tapiadas.

alguien toca la puerta. "toc toc toc---- toc toc---- toc toc--- toc toc toc toc toc --- toc toc"

uno de los del grupo iba a abrir y muy silenciosamente (el gusano tenia muy buen oido) le dije "alto, es él, intenta engañarnos, no oimos pasos acercándose antes de que tocaran la puerta.

un segundo luego de eso, el estómago proyectado como una trompa infinta desde el patio del edificio, donde el gusano nos escuchaba muy atento, irrumpe por entre las tablas de las ventanas y atrapa a algunos de nosotros, el grupo automáticamente se divide y cada quien escapa por diferentes lugares. el gusano se come a uno de los que arrancaban y mientras hace eso otro apendice bucal me persigue.

me encierro tras una cortina metálica de un taller de motos que era usado actualmente como un refugio. una chica guapa adentro y un viejo, seguramente su padre, me miraron con cara de terror: sabían que la presencia de un extraño ahí era sentencia de muerte. rápidamente les robaba una moto enduro azul y me largaba de ahí dejándolos a su suerte. por fortuna para ellos, el ruido de la moto atrajo con mucha intensidad la atención del gusano.

Me dirijo a un edificio blanco y gigante, al fondo de la ciudad, en el limite urbano, aparentemente en buenas condiciones, con paredes gruesas y fuera del alcance del gusano por su gran altura.

Con los apendices del gusano pisándome las llantas, me incorporé al edificio y logré llegar a un sector blanco y totalmente iluminado al interior del edificio. Luego noté que todos los niveles superiores a ese son iguales. Subo por la escala luego de superar las barricadas que no dejaban que el gusano pasara y me encuentro con algunas personas. El lugar es un manicomio, y ellos son enfermeros. Y todos los que no eran enfermeros o medicos, eran locos. Me dijeron que procederían a internarme. A pesar de que el sitio parecía estar a salvo del gusano, la idea de estar rodeado de locos, básicamente prisionero en un siquiatrico, me atrerró tanto que busqué una salida para volver a la moto, pero me perdí y al ser infructuoso hallar las escalas sin que hubiese guardias en ellas que me detuvieran y em inmovilizaran, decidí lanzarme por el vacio al lado de la escala, sabiendo que podría resultar muerto de no agarrarme a tiempo de algo que me impidera estrellarme contra el suelo.

Lamentablemente la cuerda no estaba amarrad a ninguna parte cuando la tomé mientras caía, así que me estrellé y morí en el fondo del edificio. Aun agónico, contemplo cómo el gusano pone su estómago sobre mi y siento sus ácidos quemando mi piel mientras sus músculos peristálticos, ya estando la mitad de mi cuerpo dentro de él, me trituraban las huesos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Ayer tuve un sueño MAL. Pero mejor ni lo explico.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>56
Ok, vuelva pronto.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estoy en una suerte de establecimiento estructuralmente parecido a un colegio, con alas y pabellones, salas y pasillos, baños y patios.
el objeto de este establecimiento era fungir como centro de reunión social, muy al estilo del papel que tenían las plazas como punto de encuentro para las personas y zona común antes de la llegada de los malls (aun quedan ciudades donde las plazas cumplen estos objetivos sociales). dentro habían algunos negocios, pero el objetivo no era servir de mall. los negocios tenían por objetivo volver confortable la estancia de quienes se reunian a compartir con amigos y familia. Por ejemplo, un negocio dentro era otorgar servicios sanitarios como los de los prontocopec de las carreteras. también habian servicios de diario mural, para anunciar cosas, de quitasoles y cosas así.
la gran gracia del asunto era que este espacio era con suscripcion y en la práctica era un eterno quinto medio pero mas o menos buena onda, que era punto de encuentro para todos los suscriptores. la cuota era barata y eso hacía que casi todos adscribieran a él fácilmente.

en este contexto, ya se puede imaginar que habían ciertas zonas de estos puntos de reunion donde se juntaban los mas cumas y otras donde se juntaban los no tan cumas. se segregaba todo solito sin tener tarifas diferenciadas de ningun tipo.

el punto es que dentro de todo este asunto habia un grupo de cumas separado de donde staba yo. por algún motivo, uno de ellos empezó a tener actitudes de imbecil, molestando al resto para hacerse el bacán. en eso, el tipo comienza a molestar de forma más intensa, ya rayando en lo agresivo, sin que nadie le parara los carros, teniendo la aprobación de su círculo de cumas. Algo que realizó, no recuerdo bien qué, me molestó tanto que generó una reacción visceral en mí, y mientras su grupo vitoreaba lo que sea que estuviese haciendo, yo lo sorprendí y le tomé de los pies y , como si el cuma fuese un garrote, golpeé el piso con él, repetidas veces con su cabeza en tan solo un instante. su grupo no se dió cuenta ni nadie circundante. escapé instantáneamente sabiendo que no tendría oportunidad contra ellos en grupo. llevo una mochila, una polera de manga larga y unos shorts. corro lo más piola posible entre la multitud.

cuando estoy en la puerta del establecimiento escucho que recién notan el asunto y sus amigotes salen inmediatamente a mi búsqueda, pues su malogrado compañero recordaba mis ropas.corriendo calle abajo, mi plan era abordar algún transporte publico y perderme, sin que naturalmente ellos me notaran o cacharan en qué me subí. mientras corría como si no hubiese mañana, el grupete me daba presto alcance y empezaba a dudar de la calidad de mi plan. llegado ya a la zona densa de peatones correspondiente a los paraderos, abordo un taxicolectivo, le pago los cuatro asientos y le digo, "parta altiro, porfa". él me responde, "te metiste en problemas, vamos". raudo, pero con la cuota justa de calma para no despertar sospechas, arranca el colectivo. yo agachado en el asiento, veo por los espejos como los tipos se mezclan con la multitud buscándome infructuosamente. "la media salvada", pensé.

el chofer se pone a conversarme "yo igual he andado metido en tetes, vieras tú la cantidad de veces que sido el patasnegras que huye despavorido a escopetazos limpios, jaja, estoy algo viejo, pero sabís qué, cabro? igual me gusta el webeo, hay viejas que están muy desatendidas y puta, uno le hace un servicio a la humanidad. negarles a esas viejas toda esta hermosa persona sería un crimen" reía a carcajadas el viejo mientras contemplaba, ya más tranquilo, su obeso cuerpo. de pronto, una falla mecánica se anuncia mediante los sonidos del motor justo mientras intentaba entrar a mi red social favorita en el celu. todos comentaban el violento y extraño suceso ocurrido en el establecimiento, pero nadie daba señas de algun posible culpable, ni fotos ni comentarios. "salvao, pensé".
el colectivero alcanzó a llegar al estacionamiento de tierra de unos edificios perifericos camino a la periferia de la ciudad, antes de acabar el recorrido, debía avazar un par de km más. del auto tomó un par de llaves y se subió a otro auto que allí estaba. "es que por acá vive mi amante, no me vaya a pillar mi señora". ¿? dudé. aún temía que los cumas aparecieran de improviso.

en un charade el colectivero terminó llevándome al destino final del coleto. me bajé y me despedí de él. de pronto mi vieja me llama por celular y muy asustada me grita: te mudas ahora mismo con tus tíos de quilpué "oí de tí en las noticias de la radio. por qué hiciste eso?". la sangre se me congeló. a la vuelta de la esquina pude oir a los cumas esperando, al lado de la reja de mi casa. me acerco a enfrentar mi destino...


Y SUENA EL PUTO DESPERTADOR
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estoy en la universidad.
Una profesora del colegio me está tomando una prueba de ramo de la U, que no recuerdo bien.
Por algún motivo, yo estaba con indumentaria deportiva rindiendo la prueba.

la prueba constaba de diversas secciones.habia una que valía 25% del puntaje total y otras que en total, naturalmente, daban el restante 75%. la sección de 25% era algo para mí recontrasabido. entonces mi táctica era hacerme corneta en ese 25%, para irme a la segura, y chamullar el resto. la idea era obtener un 50%, entonces aprobaba. El asunto era que ese 75% tenia una redacción algo ambigua. Entonces, usé el 70% del tiempo en asegurar el 25% y el resto iba para salvar otro 25% de ese 75 a punta de chamullo.

Cuando llegué a la etapa de chamullo, fui a consultarle respecto de las ambigüedades y me respondió "me da cualquier paja revisar basura, ¿para qué me viene a preguntar? si me está preguntando estas cosas, es porque no estudió e intenta chamullar. corta, ya, aléjese de mí". insistí, intentando poner mi cara de gato con botas, y ella me preguntó por mi ropa. me dió cuerda mientras le relataba el deporte que practicaba y esas cosas.

Al rato suena el timbre del tiempo límite y ella me pide la prueba. Vieja conchatumadre, me emboló y me cagó con el tiempo.Yo caí redondito. Estaba tan enfadado cuando me dí cuenta que la vieja me bailó que le arrojé la prueba en la cara cuando me la volvió a solicitar y abandoné la sala tranquilamente.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Estábamos remodelando la casa, y de aburrido, llamo a una prostituta vip. No vip por su belleza sino por lo íntimo del acuerdo, del trato personal y esas cosas. Prometía ser muy simpática y cariñosa, casi como una polola en una velada tranquila en casa. La idea era la remodelación aislaa ciertas zonas de la casa y aquello daba oportunidad de realizar esta experiencia con comodidad.

La chica en cuestión era de rasgos orientales, especificamente chinos, de pelo largo negro y liso, muy liso. de amplia sonrisa y pómulos sobresalientes. su pelo negro y largo caía por detrás de sus orejas grandes y bonitas. tenía una chaleco peludo blanco o beige, que muy ajustado permitía imaginar sin mucho esfuerzo su curvilínea figura.

Ella llega a la casa, conversamos un poco. Ella era muy simpática y agradable. no era especialmente bonita, no era despampanante, pero tenía algo como tierno que su semblante que inspiraba querer tenerla cerca para abrazarla con cierto grado de calentura pero ternura a la vez. Ambos reíamos muy espontáneamente, casi olvidaba a ratos que era una prostituta haciendo un papel. En algún momento nos íbamos a besar, casi como 2 adolescentes en su primera cita en el mall comiendo helado... de improviso mis viejos golpean la puerta del lugar donde estaba con mucha desesperación. Al lograr abrir la puerta que yo tenía on pestillo, comienzan a hablarme de los detalles de la remodelación y otras mierdas más, sin dejarme hablar nada, levantando la voz. Ellos entendieron que iba a intimar con una chica, pero no les importaba, lo que ellos me tenian que decir era más importante, y naturalmente como siempre terminó siendo totalmente información irrelevante totalmente comunicable en otro momento.

El beso que fue interrumpido fue realizado de forma muy torpe (choqué sus dientes) a causa del histerismo con que mis viejos interrumpieron la weá, Ella me quedó mirando muy indignada, miraba a mis viejos y luego a mí, diciendome con la mirada "oye, ya poh, para a tus viejos, no ando pa soportar estas mierdas". Al final ella se iba por su cuenta a otra parte, me abandonó a mis viejos y su histerismo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Mi novia era una gordita, de físico muy semejante al de esas japos que están bien buenas con la grasita dispuesta en las zonas rikolinas muy bien proporcionada, con su cara así bien occidental chilena. Contratamos a un actor porno japo, muy alfeñique, para que hiciera un trio con nosotros en un motel, era algo que ambos queríamos probar. A pesar de ser aquella mi novia, físicamente para nada parecida a mi novia de la realidad, mentalmente era muy semejante a mi novia real.
Una calle semejante a la av argentina de valpo es el entorno en el que nos adentramos, con un poco de equipaje para la ocasión. a diferencia de la av argentina de la realidad, ésta rebozaba de negocios en edificios tipo conventillo sobre cada acera. en el bandejón central, existían tiendas tipo feria, muy semejantes a las actuales que se ponen los domingos, con la gran diferencia que no sólo se vendían alimentos, sino que había todo un ecosistema de mercado adentro: desde restaurantes desmontables, servicios de desbloqueo de celulares, repuestos de autos, libros, sanaciones de hierbas, salas de plegarias, servicios de salud particulares, etc. En las aceras también habían variados comerciantes, sin tiendas, pero con manteles en el suelo ofreciendo diversos productos. Por aceras y calzadas no circulaban más que peatones, en un mar de gente incesante y asfixiante a ratos. Nuestros abrigos, para "pasar piola", en muchas ocasiones quedaban atrapados entre dos peatones que iban muy juntos entre ellos. Para coronar el ambiente, desde una acera a la otra existía una gran carpa que a través de cuadras y cuadras unía las cornizas de los edificios de dichas aceras, tapando el cielo y protegiendo a los feriantes de las inclemencias del tiempo de invierno. Esto generaba un velo de oscuridad que intentaba ser paleado con amplios recursos de iluminacion de los que cada local y tienda disponía, generándose un ambiente más bien lúgubre y sombrío en lugar de algo iluminado (no había iluminación pública).
El motel al que nos dirigiamos con mi novia, a raudo paso, estaba en alguna de las aceras, digamos,a mitad del largo de la avenida en cuestion. No recordabamos en qué lado precisamente estaba, pues todos los conventillos se veían igual de oscuros y sucios, con habitaciones de techos altos pero baja superficie, con poca luz y a penas una pequeña ventana que tenia fines sanitarios. Nuestro equipaje constaba de mochilas para cada uno con toallas y jabones, obvios asuntos necesarios si de visitar un motel se trata, pero que en el sueño no estaban disponibles en el rancio cuchitril que buscábamos, cobija digna de la perversión que buscábamos satisfacer. Llevábamos una maleta de mano con rueditas, la cual era reiteradamente golpeada por los transeuntes con sus pies y también por los desniveles de la vereda.
El pasillo sin carteles, anuncios, o señal alguna aparecía sin pompa alguna a nuestro lado. Nos adentrábamos y las habitaciones sin puerta que observábamos cobijaban diversos negocios, la mayor parte de ellos restaurantes. Un fuerte olor a los diversos alimentos que allí se preparaban impreganaban la atmósfera y nuestras ropas. Al final del pasillo, una escala se nos presentaba, de aparente marmol blanco, pero muy sucia, con pasamanos de madera barnizada, en envidente estado de suciedad de grasa humana, jamás limpiada. Al final de la escala, un portero con pinta de sirio nos detiene y nos explica las reglas del lugar, que ya conocíamos: 2 personas por habitación, repetar la campanilla, 2 horas máximo, 15 munitos de agua tibia, nosotros elegíamos si la queríamos al final o al principio de la sesion, o bien podíamos parcelarlo en dos rounds de 7 minutos cada uno, al inicio y al final. Su ceño fruncido y olor a sobaco me desconcentra, pero pronto su aliento a mierda me saca de mis apreciaciones. Finalmente nos da la pasada a una de las habitaciones.
Una cama mugrienta está frente a nosotros. Velozmente extraemos de la maleta al japonés que contratamos. Claramente estamos infrigiendo las reglas. El tipo, algo ahogado, toma aire y se presenta, yo noto que al parecer es un pollo, pues él entendió que sería el gigoló de mi novia, y no que participaría en un trio con nosotro. Algo nervioso, acepta el trabajo, pero no entiende muy bien qué se espera de él. Intentamos diversas posiciones, todas comandadas por mi novia, sin que del japo surgiera iniciativa. Había que darle todas las instrucciones del caso cada vez que algo debía hacerse. Uno de los casos que recuerdo es cuando mi novia se sienta en el borde de la cama y abre sus piernas para que yo le de sexo oral. el japo no sabe qué hacer. entonces yo algo molesto le indico que seria super conveniente que le amase las pechugas y le lama el cuello, que ya la corte con ser tan poco creativo. él, muy nervioso, no sabe ni cómo tomar na pechuga y le ocasiona dolor de un apretón en la misma a mi novia. Tampoco sabía donde estaba exactamente la vagina ni cómo accionarla.
Algo frustrados con esto, decidimos guardar al japonés en la maleta junto con su plata acordada, y terminar de tener sexo entre nosotros, desencadenando nuestros deseos frustrados en forma de efusividad sexual mutua, con el japonés encerrado en el maletín, respirando con algo de dificultad pero estable.
Cuando acabamos, nos duchamos y preparamos para salir. La ventana sanitaria funcionó muy bien, no teniamos olor a comida de los restaurante de abajo en nosotros. Dejamos la camita hecha y estabamos listos para irnos. En represalia por el mal servicio del japo, decidimos dejarlo abandonado en la maleta dentro de la habitación. Al abrirla puerta un fuerte olor a comida condimentada nos patea la cara y el aroma del sirio nos indica que viene a hacer la ronda de limpieza correspondiente, por lo cual escapamos raudos.
Mientras bajabamos las escaleras, reíamos muy cómplices, a paso rápido abandonamos el conventillo y nos sumergimos en el mar de transeuntes, para luego irse cada uno por su lado: debíamos volver al trabajo, nuestros horarios de colación estaban por concluir.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>61

mientras ibamos a nuestros trabajos, se me viene a la mente el recuerdo de una conversación que tuve con una chica a la que habia conocido hace un tiempo. ella era flaca, de pelo castaño oscuro y algo ondulado, de largo hasta los omóplatos, vestía un chaleco café crema cuello de tortuga y mangas abultadas en la muñeca, con unas calzas marrones. la ropa de invierno que llevaba era algo ajustada y no dejaba dudar de su planitud corporal, tanto de pechos como de poto. nos conocimos almorzando y resultamos ser vecinos. ella trabajaba en una fábrica, como operaria de presa hidráulica para fabricar culatas y otras piezas de motores. siempre tenía aspecto de cansada, ojeras, algo de grasa de máquina en forma de pequeñas manchitas en el rostro. A pesar de su trabajo y de que sus manos lucían delgadas, pero con las uñas cortas y sucias de grasa y aceite como las de un mecánico, lucía femenina en sus modales y maneras, recatada y amable. Podía adivinarse en nuestra conversación que ella era de baja autoestima y motivos habían: su cara de cansada y su pelo desordenado y algo pajoso permitía inferir que algo la cansaba mucho además de la pega y eran las dos bendiciones de las cuales nunca hablaba. No le pregunté por ellas mientras comíamos, sólo las mencionó a colación de un asunto de trabajo, por el pago de unos bonos con los que tuvo problemas.
aunque nos ubicabamos de vista, jamás habiamos comido juntos y esa era la primera vez. conversamos de nuestras ocupaciones, de nuestras vidas personales, de nuestras angustias, de nuestras ilusiones, como si de dos extraños se tratase, que se encuentran en un aeropuerto y jamás de volverán a encontrar.
En parte por pena, en parte para alimentar mi ego, en parte por la adrenalina, intenté coquetear con ella en ese recuerdo, y la cosa fue para bien, hubo onda mutua. Me sentí tremendamente sucio por propornerle, en el ímpetud de ese momento, quedar un dia a darnos un revolcón amistoso en un motel, pues yo tenía novia y era feliz con ella. Cedí a la tentación de ofrecer la invitación. Ella, la chica castaña cansada, dudó un poco, pero le expliqué que de vez en cuando había que darse un descanzo y un gustito, que no lo viera como que yo me satisfacía de ella, porque la idea era que ambos la pasaramos bien, y disfrutaramos del otro, que si yo le parecía tan atractivo como ella a mí, pues era ganar/ganar la junta. Quedó agendada para un par de meses después...
...Ese día era precisamente hoy. me detuve, pensé en lo maricón que fui con mi novia de hacer esa maldad. Justo hoy tenia libre en la tarde y lo habia olvidado. la castaña también. nada sabía mi novia de esto y hasta para mí habia sido un recuerdo vedado. Miré el reloj, la junta estaba próxima, en el mismo motel del que ibamos saliendo hace un rato. Evalué la situación: novia, sirio furioso, japonés furioso. en ese orden me importaban, y en ese orden no estaba la castaña, con quien, desde esos meses en que hablamos esa única vez, no me habia topado ni hablado. "¿irá a llegar o presentarse? ¿habrá entendido el asunto como un juego o se lo tomó en serio? ¿Qué dirá de mí si me presento o no me presento? ¿Qué irá a pensar de mí en ambos casos?". Con algo de dudas me dispuse a abandonar el encuentro, entendiendo que era muy posible que la chica sí llegara y me esperase, por al menos una hora en un sórdido recobeco del conventillo. no me importó, me sentí maricón con ella, pero lo haría de todas formas, no iba a meterme en problemas por un caletón de ego que me pegué con alguien que hasta antes de la conversa era mera geografía.

sólo me preocupaba que ella fuese resentida y esparciera la historia como un cahuín entre su fábrica, pues el chisme llega más rápido que los telegramas a los rincones más recónditos.

la noche comenzaba a caer, una niebla empapadora mojaba mi abrigo y me lamentaba de no haber traido un sombrero estilo cocodrilo dandí para proteger mi cabeza y mi cuello de la humedad.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Mi padre es un psicópata que me persigue a todos lados, así que todo el sueño es una persecusión constante.
En un momento logra alcanzarme e intenta amordazarme, pero logro zafarme para seguir intentando huir.
El rato que duró el sueño fue completamente angustioso.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
El sueño es una mezcla de 3 tópicos, en los 3 soy una mera cámara:

-una señora leyendole un cuento a una anciana en una pileta. yo esperaba que fuese cierto libro, pero en lugar de eso es su continuacion. el relato hablaba acerca de un niño con las piernas amputadas que fue criado desde chico con protesis que le permitían hacer una vida más o menos normal.
dentro del cuento el niño cae a una charca de barro y alguien tiene que sacarlo. sale el niño sin sus piernas de plástico, éstas quedan empatanadas.

-un robot naranjo,llamado coronel naranjo, corría dentro de un edificio blanco lleno de gente, lo hacía muy muy rapido, con reaccione felinas. se supone que su perseguidor un ser malvado, intentaba predecir con certeza del 99% donde se moveria el robot y le colocaba una mina antipersonal miniatura. entonces el robot contaba con fracciones de fracciones de segundo para cambiar de curso en la loca carrera. el robot parecía más bien una plancha de planchar ropa con pies en patines. la idea era , del robot, desviar la atención del ser malvado con esta persecución. finalmente es atrapado por el ser malvado, pero alguien más, un amigo del coronel naranjo, estaba haciendo otra cosa, y el desvio de atención era un éxito. coronel naranjo es destruido.

-mi hermano en atavios de mecánico dirige una ceremonia donde sacrifico a mi bicicleta para leer en su chatarra mi destino, como hacían los antiguos en las tripas de los animales sacrificados. me muestra los rodamientos de la bici y me da un malísimo augurio. los rodamientos estaban totalmente sin grasa, pero pegados entre sí a pesar de eso.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Voy subiendo a la casa luego de la pega, tomando como atajo un camino de vacas entre las quebradas que separan dos o más cerros. En medio de ese camino había un mirador en cuyo fondo, muy acantilado y abrupta su pared, rocas bañadas por el mar, con al menos 30 metros de caida.

La caida me tentaba terriblemente, me turbaba, lo que me separaba de mirar coquetamente el vacio lanzarme era el mero instinto animal de sobrevivir, toda mi razón era consumida por el vacío.

En eso aparece otro peatón, un morenazo como el detective delko, se saca la camisa, me pregunta "si tengo hints pa saltar de verdad". Le dije que saltara de espaldas. Al instante él sigue mi instruccion y se lanza, en el aire me da las gracias con los dedos.

Se estrella él contra el fondo. La gente que se bañaba se horroriza.

Llego a casa con unos deseos animales de escapar al olor femenino de mi novia, de sumergirme en sus pechos y que mi rostro sea bañado por sus cabellos, casi como un escape rabioso de esa idea coqueta con el barranco. Ella me pregunta si supe algo del que saltó, y descaradamente le mentí mientras la besaba, además ocultándole todo mi proceso interno que vivia en ese momento.

me sentí sucio no solo por ocultarle aquello, sino por siquiera tener esas ideas de autodestruirme en la cabeza siendo que me sentía feliz con mi novia. Pero no quería preocuparla, esperaba que mi propia reflexion me guiara a la paz y a la claridad mental, no quería preocuparla por algo así.

Una vez más la besé, me hundí en su feminidad y nos abrazábamos con fuerza mientras teníamos un orgasmo juntos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
un temporal muy muy intenso con temblores es anunciado en la tv y la gente procede a evacuar sus casas, el transporte deja de funcionar y todo se va paralizando lentamente conforme va llegando la fecha de la tormenta.

un par de horas antes de la tormenta aun habíamos gente que nos negábamos a abandonar nuestros hogares por temor a los saqueos. una opción para nosotros era trasladarnos a un albergue, en este caso las plantas superiores de un colegio.la gracia es que nos atrincherábamos en una gran sala y con eso pensábamos que bastaba para sobrevivir.

la verdad no era suficiente, si bien la tormenta en sí no afectaba tanto, los temblores sí lo hacian, quebraban los vidrios y derribaban los postes de electricidad. la ciudad entera, que no era tan grande, se sumió entonces, a mitad de la tormenta, en completa oscuridad. sólo nuestra linternas nos ayudaban a ubicarnos dentro de la gran sala y poder trabajar en tapiar las puertas y las ventanas.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
intento dormir mientras dos arañas del porte de un plato de té se pelean por depredarme. no atino a matarlas , sino solo a contemplar cómo pelean entre ellas.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
me hago una lesión en la cabeza, la cual paulatinamente empieza a gangrenarse. caigo en la desesperación ante mi eventual muerte por esa causa.
me vendo la cabeza para ocultar la herida (negación) y hago como que nada ha pasado. entonces un dia me desvendo la cabeza porque me duele mucho y noto que ya mi cerebro empieza a cagar, igual que una parte de la cara.

cuido como hueso santo toda mi cabeza mientras sigo haciendo mi vida, esperando que ocultar el problema e ignorarlo va a hacer que desaparezca. debido a un accidente, se me corta la cabeza, pero no por el cuello, sino ciertas zonas del cerebelo y del hipotalamo sobreviven, que justo no tenían gangrena (algo así como que me volé la tapa de los sesos, sólo la coronilla). de alguna manera, caigo desmayado ante ese impacto, y al despertar... veo todo a través de cámaras, veo mi cuerpo, sin cabeza, cortado del cuello para arriba. en mi cuello había una tapa de fierro que tapaba mi garganta de la cual salían unos tubos para respirar y comer. sobre esa tapa había una cabeza de resina plastica vacia solo a modo de cosa estética. de alguna manera habían logrado salvar las partes buenas de mi cerebro y me las habian instalado en el cuello, junto con los oidos (tenía los odios en el cuello). habían unas camaras retráctiles que me servían de ojos.

me parecía abominable lo que habían hecho para salvarme la vida, me habían dejado convertido en un remedo de ser humano, sin todas mis capacidades cognitivas, con una calidad de vida de mierda, respirando por tubos, como si esa cabeza plastica que se parecía a woody de toy story fuese la gran panacea solucionadora. me sentí prosionero de una existencia miserable e intentaba poner fin a mi existencia, pero mi torpeza en la motricidad de las manos y mi nula relación mano-ojo, me impedía hasta usar correctamente un cuchillo o un tenedor. en algún momento me sacaba la cabeza, ya impotente ante todo eso, sin poder hablar ni escribir, no sabía cómo más mostrar la miseria de vida que tenía. verme desde afuera (a través de las camaras instaladas a modo de ojos) volvía más patente la miseria que tenía sobre mi: torpe, mudo, ciego, sin cabeza, imbécil, con suerte unos pasos sin tropezar, oliendo fatal en los tubos, indiseable como compañía para nadie, ni una sombra de mi gloria yacía en mí, ni la buena salud que tuve antes del accidente. verme a mí mismo era ver una abominación strogg, no sé cómo más expresarlo.

en cierto momento del sueño, ante de la imposiblidad de autodestruirme, pienso en ir donde un negro o una puta a constratar servicios sexuales y no pagarles, para que en la pelea me agredieran de gravedad. luego en un momento de lucidez, luego de sentirme muy pesado, muy aprisionado en mi torpeza fisica y estupidez mental, pensé que lo mejor era intentar ahorcarme a mi mismo con mis manos, pero no tenía la fuerza. finalmente luego de caminar tortuosamente a penas un par de cuadras, logro ver un paso bajo nivel y, como borracho maniobrando su cuerpo, consigo saltar torpemente la baya, y justo antes de saltar alguien me detiene, me condena a seguir atado a esa existencia de mierda. imaginaba que esa persona tenia mucho que decirme por lo cual vivir, pero esa persona no estaba en mi pellejo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Voy caminando por providencia, a la altura de Salvador, por la vereda que da al parque, no se de donde vengo ni a donde me dirijo, pero no me importa demasiado, tras caminar un rato, el lugar cambia y se empieza a parecer al parque forestal antes de llegar al MAC. Anda gente caminando para todos lados, sin llegar a estar atestado. Nadie mira a nadie, pero todos ignoran especialmente a una persona que habla en voz alta, es más o menos viejo. Flaco y alto, habla como explicando algo, pero su aspecto de vagabundo impide que alguien lo escuche. Me llama la atención y, mientras lo tengo en mi radio visual intento verlo de reojo. En uno de sus movimientos, tropieza con algo y cae hacia atrás, sobre un charco de agua que no se veía profundo, pero en vez de quedar en el suelo empapado, cae como si fuera un agujero casi de su altura, y como si fuera dibujo animado, queda solo con los pies asomados sobre el agua. Cuando esto pasa, ya estaba pasanndo más cerca de él y de forma instintiva corrí (unos dos o tres pasos largos). Lo ayudé a salir, aunque él lo hizo casi solo. Nos quedamos mirando, al parecer, le llamó la atención que no lo ignorara. No me miró con mayor aprecio, no era un reconocimiento por haber sido el único que lo viera como persona y le hubiera diera una mano. Yo tampoco lo miraba con una sensación de "persona del mundo real" moralmente superior por haber pensado en él como un ser humano. La escena era muy distante de esas que dejan la moraleja de"somos todos iguales" y etcétera. El era digno en su condición de declamador público de mensajes ignorados y yo era un digno transeúnte observador de lo que tenía alrededor. Conversamos algo, compartimos sugerencias sobre cómo vivir mejor y aprendizajes de la vida respecto a cosas sencillas pero importantes. Ninguno de los dos era especialmente más sabio que el otro, pero teníamos distintas vidas, por lo tanto, distintos conocimientos. La conversación terminó y cada uno se fue por su lado. Recuerdo solo fragmenros de frases que me haya dicho, excepto lo último: haz las cosas bien y siendo bueno. Mi consejo final para él fue respecto a que siguiera haciendo lo que hacía, sin importar si era inútil o en las consecuencias, hasta que quisiera dejar de hacerlo. Creo que me refería a dedicarse a declamar en las calles, pero en realidad era respecto a hacer lo que quisiera. El consejo que me dio el, aún cuando lo agradecí, me dejó un poco decepcionado, era muy genérico en su forma... pero, tras alejarme un poco lo entendí completamente, era lo mismo que le había dicho yo. Me di cuenta de que me había encontrado conmigo mismo. Miré para atrás, tal vez no lo vería y todo había sido mi imaginación (dentro del sueño)... Pero ahí estaba agitando los brazos y gritando verdades propias, ignoradas por los demás. Seguí caminando, callando mis verdades propias e ignorando a los demás. Empieza a oscurecer, desperté.

Cuando desperté estaba durmiendo sentado en la cama, con la boca abierta como paralizada, tratando de hablar. Hace tiempo que no tenía una experiencia onírica tan intensa.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
un slugnoid es mi vehiculo y apoyo una revuelta en una megatorre (una pobla completa dentro de un super edificio al estilo juez dred), revuelta de los pungas menores unidos vs una específica mafia de narcos que querían el block sólo para ellos, narcos que eran apoyados por la fuerza policial nivel gope. Los pungas unidos confiaban en el caminante de asalto compacto para subir por las escaleras externas del edificio, algo así como las escaleras de emergencia. Mi caminante de asalto no tenia mucho poder de fuego pero tenía buena coraza para resistir las balas y hacer rebotar las bombas de humo. Lamentablemente, se le agotaba el combustible un par de pisos antes del final, ante lo cual la masa de pungas decide seguir sin él puesto que ya han diezmado a muchas fuerzas enemigas. Como yo no era combatiente, sino piloto, desarmado, sin capacidad de combate, decido dejar la máquina botada ahí y retroceder, y cuando voy varios pisos abajo mi sorpresa es grande: el final de la escala tenia una emboscada en la cual caen muertos todos los pungas.

La pequeñísima sensación de alivio que me recorrió fue rápidamente reemplazada por una tremenda angustia... "ahora los líderes pensarán que yo vendí a los cabros, porque fui el único sobreviviente", pensaba, comprendiendo que me cazarían mis propios aliados por cielo mar y tierra para vengar a sus caidos sin oir razones ni creer mis relatos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Mi hermano, ya siendo jetones de alrededor de 32 años, me seguía como un paparazzi preguntándome "oye ctm, ¿por qué voh tenís el OGT tan limpio si te bañai con jarrito y con cuea 3 veces a la semana? suéltala ql, dime cómo lo hacís, mira que yo me baño y todo pero aún así no tengo el ogt tan limpio como voh weón, ya po, no seai mala onda chuchetumare, pesca poh ql". cuando me aburrí de su cotorreo estilo ladcobra, le dije "ya conchatumadre, toma apuntes, te voy a mostrar mi secreto". me pongo a cagar en el baño y al terminar de cagar le muestro mi ritual de limpieza, el que implica repasar bien el orto con papel y posteriormente lavarme el orto con agua y jabón, ya sea con una botella de agua o con un lavatorio. con lujo de detalles le explico todo lo que tiene que saber, hasta como hay que pasarse los dedos por el orto para maximizar la acción limpiadora.

una vez que me deja en paz, veo que mi hermana mayor está cocinando porotos pero se había puesto a lavar ropa con mi mamá. en ese momomento, con las manos limpias, procedo a terminar de armar la comida sin complicaciones. mi hermana me dice "pa qué invitai a la mamá a la casa pa que te haga las cosas si tú ya te sabís hacer todo solo, y no tenís ni crías? mejor deja que me la lleve yo, que con 3 crias es harta la pega poh". A lo que asiento con la cabeza, luego voy al patio a tomarme una cerveza y a quedarme dormido en una hamaka contemplando la nieve de las crestas lejanas, concilio el sueño incluso con el frio que hacía en el sueño, y me entregaba plácidamente a él.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>71
JJJAAA abeja culia que manera de reir.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Soñé que con una amiga de la infancia y un tercero a quien no recuerdo pero con quien ambos teníamos un fuerte vínculo inexplicable discutíamos de nuestras formas de no aburrirnos en nuestro estado actual de cosas. por estado actual de cosas me refiero a su soltería y a mi emparejamiento. y por formas de no aburrirnos me refiero a maneras de llevar más allá de lo ordinario el acto del placer, ya solos en nuestro propio fuero interno, ya sea acompañados por nuestras pajeras y amantes. éramos dos amigos, igual como lo somos en la realidad, que no se veían de hace mucho y nos estabamos poniendo al día, con la especial coincidencia en que ambos, en nuestros distintos conetextos estábamos pasando por el mismo asunto. la conversación era totalmente deshinibida, no subutilizábamos el lenguaje para describir nuestros ingenios y observaciones, pero todo era en un contexto de genuino interés en las tácticas del otro para enfrentar la situación, no existían en ninguno de los dos segundos intereses o cosas de ese estilo maliciosa, nada de eso.

cuando nos despedimos, luego de una tarde muy conversada comiendo helado de café infinito, ella lo hizo con un suave, blandito y tibio beso en mi mejilla, igual como lo hace hecho desde siempre. aquello me despertó, pero no como a quien se le sustrae de un sueño placentero abruptamente, con pesar de caer a la situación corriente de la vida, sino que fue un despertar suave, donde me sentí lentamenta abstraido del ensoñamiento, todo el rato con el sabor de haber estado, en mi corazón, de forma genuina con mi amiga a quien de hace mucho tiempo no veo, compartiéndonos información de genuino interés mutuo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
1

Estoy en una taberna iluminada , nada sombría o rancia, mucha gente vestida de negro tomaba tragos de diversos tipos. Estaban todos vestidos de negro porque velaban a alguien que habia muerto. de alguna manera sentía que velaban a alguien que era cercano para mí, pero era sólo una sensación, en mi fuero interno no pude hallar recuerdos de esa persona.
yo dirigía, en calidad de un mando medio que subrogaba a un jefe grande, un negocio nada legítimo ni legal, aunque no sabía bien de qué se trataba. nuevamente sólo las sensaciones de guata me daban pistas. Mi misión era en ese velorio lograr cerrar ciertos tratos con gente estratégica, pues tenía el plazo encima. Aunque se veía mas o menos festivo el asunto, era de recogimiento y contra toda educación y etiqueta trataba temas de trabajo muy a regañadientes con las personas, mi implulso era el apremio de tener todo listo antes que llegara el jefe. sin descanzo, intenté aquello con toda la gente de la lista, pero se avanzaba lento. cuando aún me faltaban personas por conversar, tenía ya el plazo encima. veo la sombra característica de mi jefe a través del vidrio de la puerta de la taberna, disponiéndose a entrar y verificar si cumplí o no con mi labor.

2

realizo un viaje de unos 60k en mi vehiculo favorito y a medio camino me doy cuenta que alguien me habia saboteado los frenos. muy enojado intento llegar a pesar de ello a mi casa. extrañamente mis padres estaban ahí y mi papá me dice muy angustiado que se siente muy bien que llegué sanito a casa, que habia retado a mi mamá por remover la grasa protectora de encima de las mangueras de frenos, ella pensaba que era mugre y no protección, y la limpió para que yo no anduviese tan indecente en la máquina.


3

ante la imposibilidad de hallar en mi hermano en casa, pues pasaba puro trabajando, decidimos en familia ir al comedorde su trabajo a celebrar su cumpleaños, en consideración a que él siempre decía que la pega duraba harto pero habían varias ventanas de relajo. lamentablemente JUSTO ese día la pega estaba movida y no logró sentarse a comer con nosotros la torta y pizza que llevábamos para celebrar juntos. aguardando a que mi hermano tuviese oportunidad de sentarse con nosotros, mi mamá tuvo la idea de "ir a comprar algo por mientras". me ofrecí a acompañarla para que nos demoráramos poco y volver luego. "no se preocupe hijo, si no importa que nos cobren una luca el minuto de estacionamiento, tengo un buen lugar donde no cobran"... buen lugar que estaba a la chucha.

cuando volvimos mi papá estaba solo en la mesa, y mi hermano se habia sentado con el muy apurado y se paró raudo. no alcanzamos a verlo comiendo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
en la primera parte dormía yo en una cama de una pieza con mi polola. de una ventilación sobre nuestras cabezas una criatura extendía su mano sobre nostros, intentando atraparnos mientras dormíamos. no era una criatura grande, pero sus extremidades eran retráctiles y elásticas.

se suponía que era una criatura maligna que vivía entre las paredes de la casa y había que darle captura para dormir en paz. una vez que la logramos pillar luego de mucho esfuerzo, nos topábamos con el inconveniente de que no moría por métodos convencionales, por tanto haberle dado palos como piñata hasta que se dignara a morir no funcionó más que como un método de tortura que acrecentó el odio que esa criatura nos guardaba.

así que decíamos encerrarla en una caja fuerte.

otra más de estas criaturas llegaba a nuestra vista y tenia forma semejante a un perro, también el caracter de un perro amigable. así que, como en teoría era una criatura malvada, intenté matarla a palos, pero luego me daba una pena tremenda semejante crueldad, por lo que finalmente, y dado que parecía realmente inofensiva, la adoptábamos como si fuera un perrito.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Yo me ofrecía como un conejillo de indias para un experimento relativo a realidad virtual. En una forma semejante a como neo se conectaba a la matrix,yo me ponía un asco que "enchufaba mi cerebro" al mundo virtual. Mi polola era una de las tantas operarias de la maquinaria, encargada de la refrigeración de la misma, que se calentaba bastante, especialmente en el proceso de incorporar a alguien al mundo virtual o retirarlo de él. Otros conocidos diversos eran operarios de otros sistemas de esta máquina.

Una vez que me enchufaba "a la matrix", llegaba yo a través de un espejo fluido de aspecto semejante al T1000 de terminator 2. Aparecía en una casa de unos 3 pisos, algo amplia y totalmente amoblada. no todas sus habitaciones tenían aún contenido, y ello se acusaba en la completa nada oscura que había dentro de aquellas, una nada en la que no había ninguna clase de regla definida, físicamente hablando incluso. El mundo en el que estaba sumergido lo vivía totalmente como si fuese real, para mis sentidos no había forma de distinguirlos. Solo mi mente sabía que aquello no era la realidad.

Telepáticamente el equipo de operadores establecía comunicación bidireccional. yo aún no entendía el mecanismo para ello, pero aparentemente basta con desear que cierto pensamiento fuera oido por ellos para que ellos lo oyeran en sus equipos. Bajo sus órdenes recorro diferentes lugares de este pequeño universo aún en creación, observado cada detalle que me fuese posible.

Una vez la exploración estuvo completada, recibí la orden de reportarme al espejo fluido para volver a la realidad. Desde esa orden tenía 10 segundos de ventana para lograr el "transporte". Como estaba lejos del lugar, corrí para llegar pero aquello no bastó. LLegué y al tocar el espejo éste era sólido, no fluido.

Mi instinto fue el de un animal acorralado, o el de uno que contempla su inminente e inevitable peligro. Telepáticamente no hubo respuesta de los operadores, sólo silencio. De pronto, la habitación completa se apagó, esa "nada" que llenaba las habitaciones aun sin diseñar inundó todo cuando podía percibir, ni a mí mismo podía verme, oirme o tocarme. Ni siquiera podía percibir mi lengua tocando mi paladar salivoso. Fue como si sólo mi convicción de que era un ser fuese lo único que me hacía pensar que realmente lo era, porque no era posible para mí mismo percibirme por mis propios sentidos. la nada no sólo inundó todo, sino también a mí. El pánico y desesperación de quien no puede respirar me invadió por completo, pero intenté luego de unos momentos conservar la calma. Poco a poco comencé a caer en un profundo sueño contra el cual luché de forma inútil.

De pronto me ví a mi mismo luchando contra una inundación al interior de un pequeño submarino. Frente a mí, una serie de válvulas y cañerías. En mi cuello, el agua subiendo lentamente, sin mucho espacio de aire al debe. Entendí que se trataba de un sueño, que no era real, y que sólo debía concentrarme en conservar la calma. sin apremio empecé a jugar con las válvulas por si alguna detenía el agua, y por suerte, si otra la hacía bajar. Mientras subía el agua, mis manos buscaban por intento y error a ver si alguna hacía la magia. Cuando me quedé sin más aire que respirar intenté entrar en la máxima relajación posible, lográndolo, para no necesitar tanto aire y para no olvidar que todo esto no era más que un sueño.

De pronto siento un choque de adrenalina al mismo tiempo de una de las válvulas se pone a brillar. La acciono y despierto. Estaba en la habitación del mundo virtual, en donde mismo estaba de pie antes que el mundo virtual literalmente se apagara. Me comuniqué pero sólo oí estática en mi cabeza. Toqué el espejo para verificar si estaba fluido o sólido. Como estaba fluido, lo crucé y en un instante salí a la verdadera realidad. Me saqué el casco y con toda la calma del mundo me dirigí al primer operario que estuvo cerca de mí, preparado para clavarle un feroz combo en el hocico. Unos cms antes que mi mano tocara su rostro, la mano de mi polola detiene mi golpe. Ella era hulk.

"Ya se terminó", me dijo ella con voz de cansada y cara de no haber dormido quizás en cuantas horas, tenía ojeras y los ojos rojos. En un instante la examiné, pero también empecé a sentirme a mí mismo, tenía cateters clavados en diferentes lados de las piernas y brazos, estaba desnudo. Todos en la habitación lucían tan destruidos físicamente como ella. La fuerza de ella era demasiada, más de la que yo recordaba.

No, era yo el débil, más débil de lo que yo recordaba.

"hubo un sobrecalentamiento, nos tomó 3 días de trabajo sin cesar sacarte del mundo virtual". En mi mente, fueron sólo unos instantes, quizás una hora en total.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
me voy a dormir, mientras mis perros están hechados en su casa como siempre. sin embargo noto que el más pequeño de ellos está algo decaido.

mientras duermo en el sueño tengo otro sueño dentro donde tengo mucha sed y hace mucho calor, siento la boca seca y la garganta también.

despierto de el sueño de la sed al sueño principal y lo primero que hago es preocuparme de los perros. salgo a verlos y el panorama es el siguiente:
-el más chico yacía mojado temblando, con cara de miedo/desesperación
-el más grande temblaba aunque aun no estaba mojado
-el más viejo estaba muerto
me alarmo mucho y decido comer desayuno muy rápido para llevarlos al vet.

al terminar de desayunar el perro mas chico yace recostado, a penas respirando y empapado. deduzco que es su propio sudor y quizás esto sea una fiebre. el perro más grande está empapado y temblando, sentado me mira con cara de desesperación, pidiendo ayuda. empeoraron muy rápido en ese lapso de tiempo.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
soñé que tenía fecha para defender el trabajo de título pero no lograba hallar la dirección en la cual se tomaría el examen ni alcanzaba a tener listas las impresiones del trabajo que me pidieron.

creo que me perdía en una ciudad que tenía el aspecto de una subida numancia eterna en todas direcciones.

al final fue como que simplemente hubiese faltado a aquella instancia, a la que estaban citados 2 locos más además de mí.

mi secreta esperanza, que se fue desvaneciendo mientras me consumía la desesperación en el sueño conforme pasaba el tiempo, era poder salir de los ultimos mientras los otros exponían primero.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>78,77,76
>>76-78
No sé por qué en estos sueños he dormido y soñado dentro del mismo sueño otras cosas, a veces por horaa, a veces por días.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
No recuerdo muy seguido mis sueños pero este me hizo bastante gracia.
Estaba en casa de mi tía y esta comenzó a torturar a un gato hasta la muerte. Luego quedo implícito que no se lo contara a nadie, saco un arma y me apunto, salí corriendo, iba denunciarla (no sé donde, porque estábamos en un campo bastante aislado), corrí como un ninja al estilo naruto a máxima velocidad. Me percaté que ella igual corría a gran velocidad detrás mio. Visualice un puente desde lejos y procedí a quedar colgado abajo de este, ella pasó de largo sin percatarse que me encontraba escondido, luego salí y corrí al lado opuesto donde ella se había ido. Corrí, corrí y corrí con todas mis fuerzas. El ruido de una gran camioneta perturbo el silencio del campo, era ella con su pistola. Tomé vuelo y salté un cerco bastante grande y ¡Zaz! Desperté.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>80
y-y es guapa tu tía?
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>80
Culiao enfermo xd
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
>>81
Otro culiao enfermo xd
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
Soñé que vivía en una ciudad rodeada de volcanes y todos comenzaban a hacer erupción al mismo tiempo. Llegaban los bomberos a combatir la lava que caía del cielo y sacaban unas mangueras que lanzaban fuego, miles de sopletes más los volcanes. Todos corrían, algunos se quemaban y desaparecían altiro.
Con mi grupo nos íbamos a una micro abandonada y descubríamos que podíamos levitar, además nos dábamos cuenta que estábamos en un sueño y nos decíamos que el poner atención a todo haría que al despertar recordáramos nuestros rostros.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
sueño dividido en 2:

la primera parte ocurrió hace varios días.
tenía que ir a una reunión a alguna parte en particular. debía ir en motocicleta, llegar a cierto punto, y transbordar a un tren de larga distancia. mientras moteaba me comenzaba a sentir muy mal al punto que con dificultad pude detenerme a un costado del camino para hecharme en el suelo. un automovilista que pasó por allí me prestó algo de auxilio.

habia algo familiar en esa persona pero quedo inconciente antes de saber más. al despertar me encuentro en un hospital, muy sudado y desorientado. extrañamente, había poco personal, y también pocos pacientes. una de las enfermeras fue quien me auxilió en la carretera, iba de camino a su trabajo cuando me vió. era una ex suegra, alta , de pelo castaño y risado, entrada a sus 50 años en ese entonces. me charló como si me conociera de toda la vida y con toda naturalidad me habló de la vida de su hija como si me importara, aprovechó de enrrostrarme todos sus logro y triunfos. le estaba agradecido de haberme salvado, pero en ese momento sentí unas ganas enormes de romperle la cara.

me retiré excusándome de que debía seguir mi viaje, muy sudado aún abordé un tranvía que me llevó a la estación de ferrocarriles. no me sentia del todo bien para ponerme a motear.



la segunda parte del sueño ocurrió varios días después.

venía yo de vuelta de mi viaje. desperté en la estación de ferrocarriles cuando el que pincha los boletos me despierta para que descienda al andén. pensaba encontrar mi moto en el estacionamiento de la estación pero luego recordé que la moto seguía en el hospital donde me atendí en el sueño anterior. volví con cierto desagrado al lugar con la esperanza de recoger la moto y largarme. sin embargo ya al despertar en el ferrocarril no me sentí muy recuperado de lo que sea que me había dado en la vez anterior. a regañadientes pensé en pasar a consultar un médico antes de tomar mi moto para volver a casa.
de forma providencial justo un paciente no acude a su hora de medicina general y logro ingresar a hablar con el médico. a que no adivinan quien era el médico. era ella, con su figura atlética y color trigueño, de pelo risado y largo, una ex de hace bastante tiempo, ambos ya estamos en la misma edad entrando a los 30. su sorpresa no fue mucha al verme, seguro porque su madre le había comentado de mi paso por el hospital. muy incómodo me restringí a relatarle mis síntoma, pero ella parecía más interesada en cómo me había ido en la vida. muy tangentemente me recetó algunos remedios mientras no dejaba de hablar de todo lo que había hecho en estos años. en cierto momento su voz empezó a hacerse molesta, mi desagrado aumentó cuando empezó a insistir en interrogarme. pero había algo más extraño ahí. su voz no me calzaba con mis recuerdos. sí, cuando uno envejece algo cambia la voz, pero esto era diferente. su voz no calzaba, no era su voz, era alguien más, alguien que yo no podía entender, alguien intentando engañarme, alguien que me preguntaba algo precisamente molesto para mí. de pronto entendí que era un sueño e intenté mentirle para indagar más de la verdadera identidad o intenciones de quien tenía en frente, pero aquella toma de conciencia constituyó un punto disrruptivo donde la realidad misma comenzó a disolverse. mientras tras de mis pasos tranquilos de caminata que abandonaban la consulta el espacio se sumía en la total vaciedad de la nada. me dirigí lentamente a donde estaba estacionada la moto. metiendo tan sólo segunda procedo con mi viaje, lentamente, con una enorme sensacion de incomodidad, como de querer vomitar o algo semejante.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
estaba en una punta arenas totalmente onírica. mi trabajo era ser corpóreo de una ferretería que vendía además mentix y otros remedios. como es una zona fría, mi corpóreo estaba equipado para tolerar el frio y el hielo. me aproveché de esta ventaja y usaba mis horarios laborales incluso para hacer recados disfrazado, para cuando era de noche hacía frio. cuando era primavera y habían restos de hielo y nieve, me deslizaba feliz por el suelo como un perro que juega con agua.

uno de los muchos días terminé mi turno y me dio por ir a un mirador a contemplar el ambiente costero. este mirador era muy semejante a cualquier cerro de valpo, pero sin urbanidad cercana. desde la cima podía contemplar la trayectoria del sol durante el día, la cual era sumamente extraña: en vez de darle una pasada al firmamemento de alba a ocaso, éste describía una "llave de Fa" horizontal con la guatita para arriba, onda amanecía con el pie de la llave de fa en el mar (en el poniente), y el sol avanzaba hacia el oriente mientras avanzaba el día. la claridad no bajaba gradualmente mientras avanzaba el día sino que de improviso, cuando el sol llegaba al centro de su trayectoria de llave de Fa, simplemente desaparecía y aparecía la luna y el frio.

en mi sueño puedo contemplar esto repetidas veces en un instante, como lo que les pasa a los astronautas de la ISS que ven muchos amaneceres y ocasos en un día. una pareja que estaba en el mirador, muy melosos, tenía encendido un proyector que proyectaba la fecha en una esquina de la imagen que yo contemplaba, como si fuese la fecha de una foto tomada con una cámara. el firmamento se comportaba como un telón para ellos. me resultaba sumamente molesto que su proyector estropeara el surreal espectáculo que estaba ante mis ojos.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
fue algo difuso:

para que el año nuevo llegara habían zonas o hitos que tenían que ser derribadas marcándolas con laser para que unos sujetos en otro lugar pudieran lanzar cohetes guiados.

teníamos un bus y otras cosas más a disposición para transportar las cosas. sin embargo la empresa de lograr llegar a todos los lugares, apuntar el laser sin obstrucciones visuales, escapar antes de la explosión y seguir al lugar siguiente, era algo compleja dada la cantidad de tráfico que había dada la fecha, víspera de año nuevo.

entonces de pronto aparece un entusiasta que no era parte del grupo, pero que estaba comprometido con la causa de hacer llegar el año nuevo, cueste lo que cueste. él disponía de una scooter, más adecuada para la situacion de tráfico intenso. su unica condición era que no le movieran el equipaje que ya llevaba en la scooter, consistente en una hielera con cervezas para la ocasion y un gato amarrado dentro de una plástica, que era un encargo de su hermana. Quedaba entonces poco espacio para llevar el apuntador laser. al final mientras intentábamos usar la weá adecuadamente el gato se escapa, y el entusiasta se pone tan furioso por haber roto una de sus condiciones, que muy molesto toma una micro y se larga, dejando todo botado. quedo entonces yo a cargo de usar la moto scooter y no el bus para apuntar el laser.

sin embargo el trafico es tan intenso que cuesta más de lo pensado llegar a los puntos. logro apuntar y destruir la mitad de ellos y ya saban las 12. como no pudieron ser destruidos, el año nuevo no llegó, no hubo fiesta, todos supieron casi por telepatía que el culpable era yo, y dirigieron sus alcoholizadas miradas furiosas hacia mí, incluso desde el otro lado de la bahía.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal
una fosa séptica en medio de un cementerio muy tétrico era el portal a una vida llena de glamour y fiestas electrónicas.

bajando por las escaleras de la letrina, como quien se va a bañar en la mierda, bajabas y hallabas una fiesta electrónica estilo belga y mucho arte sofisticado, mierdas conceptuales y eso.
Lo que es bueno para la abeja es bueno para el panal

[][]
89
Largo de mensaje
0/16008