[ panal ]   [ jovis ]   [ sapiens ]   [ lqs ]   [ sya ]  
[ Inicio ] [ Exposición Permanente ] [ Hemeroteca ] [ Otros sitios ]
Ya está disponible el PropóleoZine #2.
Disponible en la hemeroteca.
>v

Memorias de un adicto

No sé que haría si no le pudiera tener, supongo que inventaría una forma de hacerlo sin importar las consecuencias, porque soy un adicto.

Dicen que todos los seres humanos somos adictos a algo. Si hablara de alguna droga en particular, diría que el 3,81% de la población es adicta al alcohol. No los culpo en lo absoluto, pero tenemos otra adicción que engloba al 100% de la población, y nadie lo reconoce...

A mi me gusta consumir temprano, antes de iniciar el día, salir de mi cama y acercarme a la ventana para inhalar una bocanada fría, la que deja la helada matutina. Me pone a punto... me llena de vída y la euforia vigoriza mi cuerpo.

La sensación que trato de describir es única en su tipo, a veces en la carretera, con el calor del clima, se dilata y hace que mi nariz gotee, mis guantes asperos cumplen su trabajo a cabalidad, no me importa hacer el trabajo sucio mientras pueda seguir consumiendo.

Lo peor es cuando estoy cansado, mis pulmones aspiran e inspiran enérgicos, y mi cuerpo clama por otra dósis, con todo y aquello siempre tengo para saciar mi adicción, sin importar el lugar, la hora ni el día, siempre puedo inhalar en la intimidad de mi soledad.

No me interesa que me vean hacerlo, ni que me miren o me apunten con el dedo, porque yo soy tan adicto como ellos, los mirones, todas aquellas personas que me miran disfrutar el momento como si fuera la última vez.

A veces, estoy tan cansado que mi organismo ya no le puede sacar provecho, pero no pierdo la esperanza y sigo inhalando, mas lento... mas despacio.

Cuando se sale de control, no pierdo la calma, mi temple blande mis acciones a la perfección, las bocanadas aunque dolorosas, en breve se tornan efectivas. Se debe mantener el ritmo, con lentitud y con seguridad, sin entrar en pánico, hasta lograr el cometido.

Si lo hago muy deprisa, me mareo, siento que desfallezco en pro de un exceso de placer que revitaliza mi ser. Si lo hago muy lento, pierdo fuerza, y mi rendimiento como ser humano se ve mermado a la vista de los otros adictos.

No me gusta... me encanta, es una relacion íntima entre mi adicción y mi persona, nunca voy a dejar de ser adicto.

Consumo a cualquier hora del día, delante de todos y no me avergüenzo de hacerlo, hasta invito a los demás a consumir conmigo. Si todos nos volvieramos adictos, el mundo sería un lugar mejor. Nadie valora una adicción como esta...

Esta obseción me mantiene a flote, no puedo dejar de tenerle, no consigo la vida sin el, es un amor que nadie quiere aceptar, que todos tienen, y que algunos manchan sin el mas mínimo de respeto. Aún cuando ellos también son adictos como yo, no les interesa darle a los demás.

Hay suficiente para todos y cada quien consume con su receta favorita. Pero yo le necesito frío recorriendo mi sistema, sin aditivos extras. Tan puro como me sea posible conseguirle.

Aunque... algún día se nos acabará, y ese momento se acerca a cada instante. Entre nosotros tenemos gente que no tiene pudor en contaminar nuestro bien más preciado. Adictos sin conciencia, que niegan la verdad mas elemental. Un adicto no puede vivir sin su droga.

El aire...
[]
Te leí en tío wom. Nice pasta
Todas las veces que he leído este copypaste me dan ganas de golpear a op.
>>2 que es esa weá

>>3 intolerante al plagioingenio?
Estaba pensado si algo básico podía ser adictivo, y recordé los adictos al agua, a la comida... y me di cuenta de que mi adicción es dormir/estar en la cama. Nunca tengo suficiente. Una vez que podía no me levanté en cuatro días. Despierto brevemente para seguir durmiendo. Ahora solo puedo hacerlo por 17 horas (ni siquiera me levanto al baño), algún fin de semana al mes. Es demasiado exquisito. Pese a eso, me resisto cada noche a tumbarme, porque he dejado tanto por hacer que no me queda otro momento para ponerme al día. Generalmente duermo 9 horas, pero estoy en la cama entre 11-12 horas. He arreglado toda mi vida en torno a mi adicción; de hecho trabajo media jornada desde hace bastante tiempo para tener más tiempo para dormir. Esto me trajo inconvenientes alguna vez y terminé en el médico: me dijeron que era un "dormidor largo".

El alcoholismo, el tabaquismo, las adicciones en general, son enfermedades; dormir mucho también. ¡No es flojera! No se le puede decir "no" al sueño.
Pensé que seria alguna droga más profunda, onda la hipocresia, dejarse llevar por apariencias o una dosis de frustración y autocomplacencia. De todas formas estuvo bueno, +10 a favoritos.
>>5 No eres la única persona que siente una conexión así con su almohada..

[]
Largo de mensaje
0/16008