[ panal ]   [ jovis ]   [ sapiens ]   [ lqs ]   [ sya ]  
[ Inicio ] [ Exposición Permanente ] [ Hemeroteca ] [ Otros sitios ]
Ya está disponible el PropóleoZine #2.
Disponible en la hemeroteca.
>v

He visto como la muerte de una mujer que se llama Javiera, cuyo mérito consiste en haber sido panelista en un par de programas de variedades, según me pude enterar esta mañana en wikipedia ha despertado una cantidad desmesurada de sentimientos. Es obvio que la muerte de una persona con cáncer es un proceso terrible y muy dificil de sobrellevar como familia, sin duda alguna, indiscutiblemente. Pero eso no quita que sea, por lo menos curioso, que de pronto una enfermedad de una persona en particular concite tantos buenos deseos, preocupación y pésames. En los medios de comunicación y sus programas asociados (matinales, noticiarios, programas de conversación temática) es razonable que se le diera una cobertura, después de todo, era alguien de su propio ambiente pero lo que me dejó perplejo y sinceramente ofendido fue ver como en el congreso, los señores diputados y senadores hicieron un minuto de silencio por esta chica.

El problema no es que sea ella, tampoco es que fuera evidentemente una persona con un buen pasar y cuya enfermedad obviamente vivió en mejores condiciones que la enorme mayoría de los chilenos. El problema es que es un drama (entendido como un kit de situaciones) de una entidad infinitamente menor que la que sufren muchas otras personas en Chile. Hay pueblos en que viven personas igual de libres y dignas que Javiera (no recuerdo su apellido) y que tienen que juntar agua de la lluvia porque la siembra indiscriminada los dejó simplemente s i n - a g u a. Casi todos los últimos inviernos han muerto personas en las calles, por frío y también por una vida de mierda que los llevó a estar durmiendo bajo una banca la noche que hubo 5 grados bajo cero y todas esas personas son igual de libres y dignas y no han tenido un minuto de silencio ni una empatía mayor que "ufh, que triste" desinteresado como si se tratara de la opinión sobre una bebida de fantasía por parte de la gran mayoría de los ciudadanos y por parte de la institucionalidad (pública y privada) el asunto se toma como un problema de salud pública más que el término de la vida de otras personas... igual de libres y dignas y no tuvieron un minuto de silencio ni un homenaje por sobrellevar sus vidas terribles.

Por eso, el problema no es con la mujer en particular de la que Chile se conduele hoy, sino con el Chile que sigue viviendo todo el resto de sus días, inconmovible ante la muerte y, en general, sufrimientos y tribulaciones en situaciones considerablemente menos aventajadas y con un soporte emocional minúsculo.

Sin duda, no estoy descubriendo nada nuevo y el fenómeno de la empatía teledirigida por un tercero debe tener antecedentes en todos los tiempos y, de algúna forma todos nos sentimos invulnerables a ella y eso, al parecer todos lo tienen claro pero si así fuera, que todos lo tengamos claro, estamos quietos y no intentamos evadir los torbellinos psíquicos de los medios de comunicacion ¿Será que no somos tan libres y dignos?
[]
Creo que este post debería ir en el hilo de "la educación de los matinales", sin embargo tiene una arista que en ese hilo no está cubierta, el mecanismo de la teledirección de la empatía.

Sin duda tu relato me recuerda al asunto de felipe camiroaga. Chile entero lloró a ese carismático men, se convirtió en un ser de culto, animitas en las poblas y su cara en las toallas como sacro escapulario popular, en los cuadros de la casa de la señora juanita al lado de las fotos del papa juan pablo segundo.

¿Por qué se desarrolla empatía para con estos personajes? Antiguamente, cuando la gente tenía dramas, se iba a tomar a una cantina, y esa actividad aunque no lo parezca es una actividad social, conversaban, lloraban juntos, se peleaban, etc. El ser humano es un ser social eminentemente. Cuando uno ve a la gente en la tele, y estás solo todo el día, toda tu interacción social se reduce a la TV. Se dice que "la tele llena los espacios" o que "la tienen metiendo bulla pa llenar el silencio", pero en realidad eso solo describe la cáscara del asunto. Lo que en realidad sucede es que la tele habla contigo, con tu cerebro, con su zona de socialización, los personajes carismáticos son gente que te dice lo que quieres oir, en el envase que lo quieres recibir, y es una cara, un rostro el que te habla, no una máquina.

Realmente el asunto es que para la mente de uno, ese personaje es una persona de tu cotidiano, una persona grata, de grandes momentos juntos, que ha estado ahí en buenas y malas para ser tu hombro, tu valvula de escape y que weás más. por eso la gente desarrolla afectos por los famosos, porque son parte de su vida. por eso los famosos, a parte del morbo, son tema. Y no es cualquier apego, es un apego agradale, porque si no te gusta, tienes otro rostro bonito en otro canal, que tambien te dirá o que quieres oir. Imagina que con jewtuv, esto se ve aún más potenciado.

Ahora, que usen esa faceta social de nuestra mente saturar el ambiente noticioso de weás sin relevancia operativa, es harina de otro costal.
OP, te fuiste pa todos lados. Comparto la idea de fondo, pero mezclaste peras con manzanas.

>>2
el mecanismo de la teledirección de la empatía Tengo la impresión de que todos saben y sabemos cómo funciona pero, por algún motivo, que imagino tiene que ver con la carencia que describes, algunas personas deliberadamente obvian combatir esos estímulos externos, los hacen propios y... ahí salen las toallas de felipito.

[]
Largo de mensaje
0/16008