[ panal ]   [ jovis ]   [ sapiens ]   [ lqs ]   [ sya ]  
[ Inicio ] [ Exposición Permanente ] [ Hemeroteca ] [ Otros sitios ]
PROPOLEO-ZINE NÚMERO 3 EN MARCHA

FECHA TOPE PARA ENVIAR: 30 DE OCTUBRE
TEMA: 'paisaje' como un abstracto que implica un observador y un territorio/espacio que se visualiza, mirar por la ventana y la marginalidad es un paisaje desolador, la familia desayunando en la cocina desde tu silla puede ser un paisaje hermoso, podrías mirar a tu pololo/a y describir el paisaje en sus ojos.
hilo
>v

Ya abeja, la hago corta:

Hago una vida social normal, soy alguien respetuoso de los demás y no soy ni pegote ni jote ni canchero ni tengo actitudes de acosador en forma alguna, logro tener amistades genuinas con hombres y mujeres que incluso trascienden décadas. Tengo novia y me siento feliz con ella de forma sincera y veraz.

Sin embargo, mi mente es tremendamente sexual. No hay hembra que caiga en el rango de mi sensores que no sea instantáneamente analizada por mi cerebro en la misma fracción de segundo en la que entra en su rango de detección: su silueta, su sonrisa, la cara, el pelo, la voz, la selección de la ropa y olores, todo entra al escrutinio de mis sentidos. No importa si son púberes o milfs, sin siquiera proponérmelo o desearlo mi mente le pone nota a la mujer que tenga al frente o cerca. No soy mirón ni fisgón morbosón, pero tengo una mente muy activa. Cuando se da el encuentro, ya sea una extraña que pregunta una dirección, una profesora o una jefa, en mi interior detengo el tiempo y me acerco a contemplar de cerca, a oler, a observar. En el normal vivir la evaluación queda ahí archivada y la vida continua sin sobresaltos y sin novedades al respecto de eso.

(Jamás tan patético de imaginar situaciones o fantasear con los recuerdos, no, por dios, que cosa más patética y escapista. Sólo me contento con contemplar la belleza, evaluarla, y quizás poner nota. Nunca tan enfermito.)

Como mencioné, mi novia y mi famlia quizás ni imaginan que soy un enfermo. ¿Me considero a mí mismo enfermo? Muchas veces pienso que sí, porque cuando se me presenta la situación no puedo resistirme a evaluar. Sin embargo, siento que soy emocional y afectivamente funcional con mis seres queridos y socialmente funcional en el trabajo. Puedo querer y proyectarme, desear ser feliz. La práctica de la detención del tiempo y la puesta de nota nunca ha dado ni un asomo de hacer temblar ni mis sentimientos ni fidelidad, nunca los ha comprometido, es como si estuviesen en compartimientos separados de mi mente.

Más que pedir consejo respecto a algo, quería desahogarme de esto y hacerles preguntas a ustedes, abejas. ¿Por qué me complica, si no me afecta para mis afectos y mi interacción?

Me pregunto entonces, ¿seré al único al que le pasa? ¿cómo irá evolucionando esta costumbre mental conforme vaya ganando edad? ¿podrá ser esta la puerta de entrada a una futura infidelidad de mi parte? ¿Saben de alguien a quien le pase esto? ¿Cómo evolucionó?
[]
Yo creo que te da vueltas el asunto porque de algún modo te gustaría materializar alguna de las ideas que nisiquiera alcanzas a saber que tienes. Sin comprometer afectos, solo llevar a cabo alguna interacción más allá de lo permitido con alguna mujer que te guste o te parezca atractiva.

Cómo evolucionará? Serás un viejo verde, si tienes mala suerte, poco a poco perderás la civilidad que tienes hasta ahora. Pero lo más probable es que no pase nada y sigas igual.
¿Poner nota? Se me hace falso.
Por lo demás, tal vez tu lado sensato y deconstruido nota que son actitudes simiescas y por eso el sentimiento de culpa, pero no leo que sea algo que pudiera decantar en infidelidad.

A mi me pasa que quedo pegado mirando culos de entes de mi género. No me provoca nada sexual, es solo una fijación con... ¿la redondez?
>>3
qué es lo que te parece falso del relato de op?

[]
Largo de mensaje
0/16008